Home Actualidad Política La espiral del Adoctrinamiento: El caso de la educación Argentina

La espiral del Adoctrinamiento: El caso de la educación Argentina

Escándalo en la UBA por adoctrinamiento
Ana María Fernández

No importa en qué época nos situemos, las voces autoritarias se alzan sin darnos cuenta en los pasillos de la sociedad. Desgraciadamente, en Argentina las universidades no son la excepción de estos casos, sino la normalidad. En los pasillos de los establecimientos educativos de todo el país son de público conocimiento los innumerables sucesos adoctrinadores que tanto odia la sociedad civil liberal.

La semana pasada se viralizó un video de una conferencia de la Dra. Ana María Fernández, en la facultad de Psicología de nuestra queridísima UBA. En su presentación, trata de una manera particular a la facción “macrista” del centro de estudiantes de la facultad haciendo retumbar la frase “no voy a hacerme la democrática”, donde deja al desnudo su verdadera convicción. Este hecho es sólo uno más dentro de tantos ejemplos que son compartidos por los propios estudiantes y profesores en las redes sociales cada vez que se condenan hechos similares.

Me parece una gran oportunidad para hablar de «El espiral del silencio» de Noelle-Neumann, una politóloga alemana que, en el año 1935, a sus 19 años, empezó a militar en el Partido Nacionalsocialista de Hitler. En 1980 escribió acerca de qué la llevó a pensar que estaba haciendo lo correcto en ese tiempo. Su vivencia única en la Alemania nazi condujo a razonar la expresión del individuo en función a cómo se crea y funciona la opinión pública en las masas. Noelle-Neumann pensaba a la opinión pública como un método de control y coacción social, como una censura moral que los individuos reconocen instintivamente. Citando a Locke, quien afirmaba que «nadie puede vivir en sociedad en constante desagrado».

La teoría de la autora alemana ex-nazi expone que los individuos adaptan su comportamiento a las actitudes y convenciones predominantes sobre lo q es aceptable y lo que no. Para manifestar sus opiniones, el individuo primero trata de identificar las ideas aceptadas, para después sumarse a la opinión mayoritaria mediante un cálculo racional de costos y beneficios. El funcionamiento es el siguiente: quienes tengan opiniones discrepantes de la mayoría tienden a silenciar sus opiniones favoreciendo a lo que opinan las mayorías por miedo al aislamiento, agrandando así las opiniones mayoritarias. De esta manera se forma el famoso “Espiral del Silencio” donde el silencio encuentra lugar en una teoría de la opinión pública que nos rige aunque queramos evitarla.

https://lh5.googleusercontent.com/RAocBCPD96HTzPQbOMzQrCddIJvZpSaZQS-giNleOQCDcAGPsPIBr2wvK1C4I1e_D2RT8lQ8gXOC3lV4yT8Q5Fo0ojroK2GQRvBmsGYCkdl03N0mJMiaXyybtNF2FupsXrWDM7a7

Si bien Noelle-Neumann desarrolla su teoría para explicar cómo se produjo el fenómeno social del nazismo dentro de la sociedad alemana, esta es una teoría que puede viajar y ser aplicable en otros casos. En la historia de la humanidad existieron y existen innumerables espirales del silencio a nivel macro y micro social, es una condición inexorable al humano en cuanto a los procesos comunicacionales diarios. 

En Argentina, precisamente en las universidades nacionales, ocurren situaciones diarias donde se puede aplicar esta teoría. Hoy en día, profesores y estudiantes kirchneristas (quienes viven la política de una manera particularmente intensa: hacen culto a la micro militancia en todo ámbito posible) suelen ocupar el lugar mayoritario en el ámbito universitario y, en la mayoría de los casos, funcionan de manera opresiva y violenta con quienes opinan distinto.

Como se ve en el video, una profesora es aplaudida por estudiantes cuando dice que no debe haber lugar para el macrismo en la facultad mientras declara su carácter no democrático. Ahora, en mi opinión, el problema de esa situación no es que la profesora tenga ideología y exprese subjetividad en el marco de una interna política. La complejidad está en que, probablemente, en ese aula hubo más de una voz disidente que no expresó su opinión. La profesora falla en aprovechar su lugar de poder para perpetuar la opresión de la opinión mayoritaria.

Naturalmente, tengo alma y metodología de un politólogo promedio y estoy condenado a una tarea: como pretendía el padre de la Ciencia Política, Sartori, voy a reducir el estiramiento conceptual que puede generar ponerle este nombre (Espiral del Silencio) al caso argentino y voy a establecer un concepto más adecuado y pertinente. Aquí hablamos de instituciones educativas, por lo que toda bajada de línea educativa tiene nombre y se llama adoctrinamiento. “La Espiral del Adoctrinamiento” le queda bien, un espiral que en ámbitos educativos calla a quienes quieren objetar inquietudes y diferencias por el miedo al aislamiento social, maltrato de pares y la temida subjetivación de la calificación por parte del profesor a la hora de evaluar.

Una anécdota personal: en el año 2017, 1° día de clases en FSOC, un profesor preguntó si alguno había votado al macrismo en las elecciones del 2015. Uno levantó la mano. El profesor se burló de él con los alumnos y continuó con la clase, durante la misma no paró de hacer referencia a él en burla por su elección política y culpándolo de los males que, según él, la gestión macrista estaba trayendo.

Como dijo el Presidente de la Nación, la UBA es pluralidad e inclusión por lo que debería de dejar de replicar estas nefastas situaciones que se viven diariamente en el marco de una institución libre e universal. Y ustedes, que están leyendo esta nota de un simple estudiante de una universidad sumida en el “Espiral del Adoctrinamiento”, tomen fuerza y traten de romper esta relación opresiva

Kant en “¿Qué es la Ilustración?” observó un bastión para lograr emancipar a la población de cualquier gobierno o institución intrusa en nuestras vidas. En su lema: “¡Sapere Aude!¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!” propone pensar por nuestra propia cuenta y derrocar al despotismo personal (y social) para acabar con la opresión. El hombre debe liberarse de su auto fabricada irracionalidad, ligaduras expuestas como “domesticadores”, en este caso la educación que uno mismo recibe.

Quizás uno de los mayores logros del occidentalismo es la extensión de la conciencia de la libertad a todas sus clases y estratos sociales, conciencia que hoy en día está muy golpeada en la educación argentina. Podemos recuperarla todos juntos y así cambiar nuestra realidad.

Stefano Salmeri

1 COMMENT

  1. Buena nota, te paso este podcast que habla mas o menos de lo mismo «falacia Ad Populum»https://open.spotify.com/episode/4AfUJK0MLHI0z7zoxjLzEo?si=3FWVGBfDQZG0m7GCtg2yyQ

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: