La improvisada educación bonaerense

La improvisación es una moneda constante en esta administración, y a esto no puede escapar el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, es un problema que tendrá que resolver urgentemente.

La realidad que marca este inicio de clases presenciales, que solo comienzan por una clara presión de la oposición, muestra una Provincia desbordada e incapaz. Donde lo mejor que se le ocurre hacer es criticar a un Jefe de Gobierno y su gestión, que me consta que no pararon nunca de diseñar estrategias y posibles cuadros de situación para dar una respuesta inmediata, y no ponerse a trabajar días antes del comienzo de clases. Resumiendo no son improvisados y saben trabajar.

La pregunta es porque la provincia de Buenos Aires después de haber recibido el mayor presupuesto de la historia a modo discrecional, es decir sin rendir mayor cuenta en que gasta, recibe a los niños en las condiciones que se encuentran los Colegios Bonaerenses y su personal.

Ya después de un año de “no gestión” y después de haber escuchado hasta el cansancio durante la campaña que tenían la solución para todos los males del Macrismo, por favor dejen de echar culpas y “háganse cargo”.

Tenemos escuelas abiertas para votar, para dar alimentos y hasta para vacunar, pero no tenemos la seguridad de una escuela abierta para estudiar, porque los protocolos son flojos y poco claros.

Se pidieron elementos de limpieza en el mes de Diciembre y no llegaron en su totalidad, con lo cual muchas escuelas están en riesgo.

Tampoco se aprueban los cargos auxiliares de reemplazo por aquellas personas que son de riesgo y están de licencia o simplemente por renuncias o cambios de localidad.

Existen obras que nunca empezaron, aún habiendo hecho los relevamientos de necesidades, y lo que es peor, obras sin autorizar desde Abril de 2020, sin mencionar el incumplimiento de contratos con proveedores.

Un punto no menor es la calidad de Alimentos entregados en los conocidos “bolsones”. Estos productos carecen de una prolijidad en las cantidades y calidad de una dieta adecuada para un estudiante o un chico en crecimiento.

Además desde el punto de vista social es un punto mas donde el Estado pasa a ser el dadivoso y caritativo pero no enseña el verdadero sacrificio de trabajar para ganarse el pan. Otro punto no menor, si se sigue la teoría del Estado dadivoso es que la cantidad de bolsones entregada tiene faltantes y hay que distribuir como se puede, con lo que se tiene.

La gestión actual esta vaciando de facultades a los consejos escolares, que son los que realmente conocen la necesidad diaria de las escuelas y las comunidades y hace rato se diferencian de manera holgada de los burócratas platenses, que sentados tras un escritorio se hayan alejados de la realidad de la Provincia de Buenos Aires, y su máximo aporte es realizar relevamientos que por otra parte ya fueron hechos.

Señores por favor, a ponerse los pantalones largos, a ocuparse de las cosas y dejar de calentar asientos. La realidad esta afuera de las oficinas.

Adrián Rivera. Profesor- Consejero Escolar de Tigre.

Politicos.com.ar

Deja un comentario