Las decisiones presidenciales y el sometimiento nacional al AMBA

Abusar del poder y politizar cualquier tema de coyuntura, son una de las especialidades de los gobernantes de este país. Llegando en algunos casos a la tiranía, como lo vimos en Formosa, donde se violaban las libertades individuales, y la de prensa; y decisiones políticas que son exclusivamente para perjudicar algún color político opositor. Y en el medio, de estas fuerzas de poder, millones de ciudadanos perjudicados.  

Con la pandemia del COVID, resurgiendo en nuestro país, el viernes el presidente Alberto Fernandez público el Decreto 235/2021, con limitaciones de circulación, cierre de comercios a partir de las 19hs, y suspensión de clases; un decreto nacional que se encuentra especialmente dirigido al AMBA. Una decisión que no fue consensuada, ni con los intendentes, ni con el Jefe de Gobierno de CABA, y que no mide el impacto social-económico que puede traer, en una población que se encuentra muy golpeada, con niveles de pobreza récord, donde la gente necesita trabajar, y los chicos necesitan recuperar esa normalidad, que perdieron durante el 2020.  Que además cuenta con el Gobernador Kicillof, desconectado de la gente, que no sabe dónde está parado dentro de la cancha, que no sabe que gobierna la provincia más importante de la Argentina, llena de pobreza, inseguridad y necesidades. Pero es un gobernador funcional al Kirchnerismo, que avala estas decisiones que bajan de nación, que toma decisiones como si fuese el dueño del AMBA, sin respetar las autonomías ni de CABA, ni de Provincia de Buenos Aires. Para los que no saben, la realidad en otras provincias es distinta. Por ejemplo, en  San Luis y Tucumán, las restricciones de circulación serán entre las 0:00 y las 6:00 am, algo muy distinto de lo que le toco al AMBA por orden del presidente. En ambas las clases continúan y los bares también, las decisiones aquí como corresponde la toman los gobernadores, y en el AMBA que es un gris, de nada más y nada menos de 16 millones de habitantes, las toma el ejecutivo nacional.

En otra nota, “La antinaturalidad del AMBA” , mencioné la necesidad de crear la región administrativa del AMBA, y así terminar, entre otras cosas, estos atropellos del ejecutivo nacional con tintes netamente políticos e incoherencias, como lo que pasa, pasó y va a pasar con la educación.  Mientras que por el lado de CABA, tenemos un gobierno que quiere la continuación de las clases , y de la otra vereda de la Av.Gral Paz, hay un gobierno, más nacional que provincial, que quiere cerrar las escuelas , y además sancionar a aquellos colegios que quieren abrir, quitándoles los subsidios.  El gobierno porteño, que no fue consultado en ningún momento sobre estas medidas, apeló la medida con números que demuestran, que los contagios en los colegios son prácticamente inexistentes : el primer mes solo se había contagiado el 0,17% de los docentes y alumnos, y que entre el 17 de marzo y el 12 de abril se infectó el 0,71% de la comunidad educativa. Estos datos que difundió la Ciudad, van en línea con los que relevó el Ministerio de Educación a nivel nacional. Según las cifras oficiales, en el primer mes de clases, sobre el total de alumnos que concurren a la escuela, solo se contagió el 0,16%. Entre los docentes, se infectó el 1,03% . Estos números no sólo demuestran que el cierre de las escuelas, es un tema político defendido lamentablemente por los aficionados al oficialismo, sino que, además, no tienen las mínimas intenciones de que los chicos aprendan, lo cual aún es más grave, porque el futuro de cualquier país depende exclusivamente de la educación. 

Pero este nuevo DNU, todo sabemos que no va a terminar en 15 días, y los más perjudicados nuevamente serán los comercios de gastronomía, gimnasios, los teatros, y los shoppings, muchos de estos que recién volvían a abrir y se trataban de recuperar lentamente luego del magro 2020.  El año pasado, cerraron 90.700 locales comerciales, 41.200 pymes y quedaron afectados 185.300 trabajadores. El 15,6% de los locales comerciales del país cerraron, un porcentaje similar para CABA, sin registro de que se hayan mudado a zonas más económicas . Estos números tienen familias detrás que están pasando situaciones desesperantes en materia económica, y ni mencionar la psicológica; el Sr. presidente debería observar estos números, antes de tomar estas decisiones políticas, que como vimos en educación no tiene ningún sustento epidemiológico. 

Por último, y nuevamente apelando a la racionalidad, recalcó la necesidad de la creación de la nueva administración para el AMBA, para que el gobierno nacional, no baje sus lineamientos políticos generando una división en la sociedad, incoherencias de gestión e incompatibilidades con su función .Y lo más importante, luego que pase esta tormenta, la región del AMBA, quedará devastada, como una ciudad luego de Tsunami, en materia social y educacional, y necesitará, una administración más eficiente y de gestión más enfocada, que ayude a sortear y resolver los desafíos que dejará esta pandemia mundial.

Gastón De Piero

Deja un comentario