Lázaro Báez consiguió la prisión domiciliaria sin pagar fianza

Después de pasar cuatro años y medio en prisión preventiva, Lázaro Báez quedó más cerca que nunca de irse a su casa. La Sala 4 de la Cámara Federal de Casación Penal le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria, en parte por los problemas de salud que lo convierten en paciente de riesgo ante el coronavirus. El empresario K, juzgado por lavado de dinero, no debería pagar la fianza de más de 386 millones de pesos que se le interpuso para ser liberado.

Así lo dispuso este lunes 7 de septiembre el tribunal, en un fallo firmado por los camaristas Mariano Borinsky y Javier Carbajo y el prosecretario de cámara Marcos Fernández Ocampo, al revocar un fallo anterior de un Tribunal Oral que le negaba ese beneficio. En el texto, se recordó que la defensa de Lázaro Báez «destacó que se encuentra privado de la libertad hace ya más de cuatro años y seis meses, plazo que excede el legalmente previsto y contraviene disposiciones constitucionales y convencionales«.

Tras un fallo de casación, en agosto pasado, el Tribunal Oral Federal número 4 le redujo la caución a Lázaro Báez para acceder a la domiciliaria: De los 632.500.000 pesos propuestos inicialmente, bajaron a $386.578.500, cifra sugerida por el fiscal Abel Córdoba, que había considerado excesivo la primera cifra. Pero sus abogados insistieron en que no podía abonar tampoco esa cifra por tener sus bienes embargados.A pesar de lo cual, Báez seguirá por el momento en la cárcel de Ezeiza ya que tiene concedida la excarcelación en otra causa penal en la que se le impuso fianza. Ahora, el Tribunal Oral Federal 4 deberá decidir si concede el arresto domiciliario a Báez con tobillera electrónica, también en esta última causa, denominada M&P, como pidió su defensa, sin pago de fianza.

En el fallo, Borinsky y Carbajo sostuvieron que el Tribunal Oral que juzga a Lázaro Báez en la causa central por presunto lavado de dinero incurrió en «consideraciones abstractas, discrecionales y notoriamente arbitrarias» al rechazar concretar el arresto domiciliario en la causa El Entrevero, que había concedido el juez del caso Sebastián Casanello. Esto «priva al fallo de su necesario sostén legal«, comentaron los camaristas.

El fallo se conoce días después de la noticia de que fuera baleada la casa de Leandro Báez, el hijo menor de Lázaro, en la madrugada del sábado 5 de septiembre. Dos personas que iban en una moto efectuaron dos disparos, sin bajarse del rodado, contra una ventana de la vivienda ubicada en Villarino y Pasaje Tehuelche, en el barrio Jardín de Río Gallegos, Santa Cruz.

Leandro Báez consideró que el hecho fue «claramente para intimidar» y contó que se trató de «una persona que llegó en moto, disparó dos veces contra la casa y desapareció». Además, sostuvo: «No voy a cambiar mi actitud a esta altura porque quiero esclarecer lo mío. Y es raro que me quieran hacer algo ahora».

Entrevistado en El Exprimidor, ciclo que conduce Ari Paluch en AM Colonia 550, el joven, también investigado por lavado, consideró que es «todo muy raro»: «Este año también a nuestro abogado el doctor Herrera le balearon el auto. Yo calculo que a más de uno le debe molestar cosas que uno dice», afirmó.

«Esto pasó el viernes a las 20:10. Creo que va a quedar impune porque es difícil seguir a un tipo en moto por las cámaras de las casas. Hace tiempo que están pasando cosas raras en Santa Cruz», comentó Báez. Y consideró que los ataques ocurren porque quienes los acusan dijeron «que teníamos plata enterrada». «Hoy con la necesidad que están pasando, la gente se vuelve loca», explicó.

La casa en la que vivirá Lázaro Báez está a nombre de la empresa Badial S.A. y se identifica como N37, dentro de la comunidad conocida como “La Arboleda”. La casa estuvo vacía durante mucho tiempo pero comenzó a reacondicionarse justo antes de la cuarentena. ¿Por qué? El 18 de marzo, el juez federal Sebastián Casanello le otorgó la prisión domiciliaria a Báez en la causa que investiga la compra del campo “El Entrevero”, en Uruguay. En ese momento, la casa todavía no tenía luz ni gas.

En julio, cuando trascendió que Báez podría habitar esa vivienda, los vecinos de Ayres salieron a protestar. Sin embargo, en ese momento el directorio del barrio emitió un comunicado en el que destaca que se respetará “lo que disponga la justicia, siempre que no vulnere las normas vigentes”.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario