Massa denunció a un Juez y éste revocó una domiciliaria

El juez de Bahía Blanca Claudio Alberto Brun, uno de los magistrados que fue apuntado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y a quien le pidió el juicio político por beneficiar con prisión domiciliaria a un condenado por abuso sexual, decidió revocar su propia resolución y ordenar que Néstor Luis Ibars que había salido de la cárcel el 7 de abril y está condenado a siete años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal contra una menor que tenía 17 años, vuelva a la cárcel. El hecho fue especialmente aberrante dado que la víctima sufría de retraso madurativo.

La decisión la habría tomado por los incidentes que se generaron con algunos vecinos alrededor de la casa de Ibars en Punta Alta. El objetivo de su retroceso en la medida habría sido resguardar a la familia del condenado. Su decisión fue casi en paralelo al pedido de juicio político que hizo Sergio Massa. Así se dio una extraña situación, ya que el juez dio marcha atrás en el mismo momento en que se impulsaba el juicio contra él por la decisión que, finalmente, terminó revocando.

Brun es titular del Juzgado de Ejecución Penal Nº 1 del Departamento Judicial Bahía Blanca. El pedido de juicio político contra él señaló que incumplió con los deberes inherentes a su cargo debido a que no aplicó “razonadamente” el derecho vigente y no valoró adecuadamente las características particulares del caso.

En términos concretos, el magistrado nunca explicó en detalle las razones por las que consideró oportuno otorgar la prisión domiciliaria al abusador. Además, no acreditó ninguna enfermedad o circunstancia que coloque al condenado en el grupo de mayor riesgo en relación al resto de la población carcelaria y tampoco corroboró que la prisión domiciliaria lo deje en una situación de menor riesgo de contagio.

El juez nunca pidió informes sobre las medidas adoptadas por el Servicio Penitenciario para prevenir los contagios y tampoco solicitó los informes técnicos criminológicos o análisis gráficos de conductas del detenido.

Cabe destacar que al momento de redactarse la denuncia, no se registraba ningún caso de contagio ni sospechoso bajo análisis en la Unidad 19, donde cumplía su condena el abusador.

Como señala el texto de la denuncia de Sergio Massa, la inexistencia de casos positivos hace que la prisión domiciliaria haya sido otorgada en base a una “lógica ilusoria de la urgencia” o a un “peligro de un peligro” que hasta el momento no se concretó.

La otra falta que denuncian contra el magistrado -probablemente la más grave- fue haber vulnerado el derecho de la víctima a quien nunca notificó ni escuchó como impone la ley de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos, publicada en el Boletín Oficial el 13 de julio de 2017 y reglamentada mediante el Decreto N° 421/2018 del 9 de mayo de 2018.

La joven abusada se había enterado de la liberación de su atacante a través de los medios a raíz del escándalo político que generó la liberación de cientos de detenidos debido a la pandemia.

Sergio Massa, impulsor del juicio político contra Brun y contra otros dos magistrados de la provincia de Buenos Aires, había cuestionado con dureza el desempeño de los juece. “A mí me parece que las penas o las sanciones son para ser cumplidas, porque son el acto de reparación que el delincuente debe cumplir para subsanar el error que cometió, y cuando aparece una situación que viola esto, se rompe el principio de acuerdo de convivencia social que tenemos los argentinos», indicó.

El Juez al que denunció Sergio Massa liberó a otros 13 presos

El diputado Fernando Gutiérrez dijo que el juez Brun liberó, antes que a Ibars, a los siguientes criminales:

Juan Pedro Bergondi. Ex policía bonaerense, fue condenado a 16 años de prisión en 2007 por abusar sistemáticamente, durante tres años, de una niña que tenía 9 y cuyo testimonio, prestado en Cámara Gesell, fue esencial para el dictado de la sentencia. Bergondi ya había solicitado salir antes de la cárcel, pero sus pedidos habían sido denegados por la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal.

Pedro Efraín Muñoz. Condenado en 2011 por abuso sexual gravemente ultrajante y reiterado de una niña. Se trata de un hombre con antecedente de alcoholismo, que recibe reiterados informes psicológicos negativos de las autoridades penitenciarias y que, no obstante, ya había solicitado el acceso a la prisión domiciliaria.

Luis Alberto Riquelme . Tenía 36 años cuando el Tribunal Oral Nº3 lo condenó, en 2014, a seis años de cárcel por violar a una chica de 11 años, delante de la madre de la niña y de su hermana, a las que mantenía amenazadas con un arma de fuego. Además, fue acusado de tentativa de homicidio. Sin embargo, esperó su juicio y transitó la investigación en libertad. Cuando la policía bonaerense intentó detenerlo, se enfrentó a los tiros, pero no hirió a nadie.

Ricardo Roberto Moreyra. Fue detenido en septiembre de 2017 en una casilla del barrio Portal Este, de Bahía Blanca, acusado de haber violado a una niña de 9 años. Él tenía 63 años y registraba antecedentes penales. Su expediente está caratulado como «abuso sexual gravemente ultrajante».

Entre los violadores liberados por el Juez que denunció Massa, también se encuentra un hombre llamado Eduardo Ariel Ziegemann . Pero el juez Brun también liberó a un grupo de asaltantes acusados de «robo agravado por el arma de fuego» y «robo con arma» llamados Juan Mattioli, Claudio Molina, Juan Domingo Sosa, Cristian Victola. También, a Federico Longiariu , un ladrón reincidente que, además, fue condenado por intento de homicidio y portación ilegal de armas.

También se confirmó que fue liberado un criminal que estaba condenado por robo, pero con sentencia cumplida, y el homicida Oscar Galetti, condenado a perpetua.

Edgardo Marano

Deja un comentario