Memorándum con Irán: el juicio será iniciado


El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, fracasó en su pedido de anulación del juicio por el memorándum con Irán: el fiscal Marcelo Colombo rechazó su planteo y pidió que el juicio sea iniciado.

Entre los acusados se encuentra la actual vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, el mismo Carlos Zannini y otros funcionarios comprometidos en la demanda. La orden de avanzar con el juicio oral da vigencia a la solicitud del asesinado Fiscal Natalio Alberto Nisman, del encubrimiento de los iraníes investigados por el atentado a la AMIA.

El procurador, a través de su abogado, Mariano Fragueiro Frías, había presentado un reclamo ante el Tribunal Oral Federal N° 8, a cargo del juicio oral por el memorándum con Irán, mediante el cual explicó su postura: Que el caso ya no era de la misma índole, se había convertido en un tema de competencia originaria de la Corte Suprema, debido a que Ronald Noble, el exsecretario general de Interpol, fue imputado por el juez Marcelo Martínez de Giorgi.

El juez quiere saber si Noble fue parte del presunto acuerdo en el cual se gestó la caída de los pedidos de captura contra los iraníes prófugos. Siendo un exfuncionario internacional con inmunidad, según Fragueiro Frías, al estar involucrado, el requerimiento fiscal -clave para dar inicio al juicio oral- debía ser declarado nulo.

El rechazo al planteo de Zannini fue llevado a cabo por el fiscal Marcelo Colombo mediante un exhaustivo repaso de las intervenciones de la Sala II de la Cámara Federal, del juez Martínez de Giorgi, de los fiscales y de las querellas intervinientes.

Mediante su análisis, llegó a la conclusión: Noble jugó, una instancia tras otra, el rol de testigo, en ningún caso fue interpelado como acusado. En este caso, tal como sostuvo ante los colegas de La Nación: «no existe ninguna razón que impida su testimonio» en el juicio.

«Durante la etapa de instrucción, tres fiscales y las dos querellas particulares han sostenido una hipótesis determinada sobre los hechos, formalizada finalmente a través de los requerimientos de elevación a juicio, en la cual la organización de Interpol y/o sus representantes no fueron incluidos en la ejecución del hecho materia de este proceso.

Eso fue así más allá de los pedidos de indagatoria que una de las querellas formuló también y luego de ello, intentando adjudicarle a Ronald Noble alguna responsabilidad en este hecho», señala el fiscal en su escrito.

Prosiguió señalando que «Ante esta circunstancia no cabe más que concluir que el agravio planteado (por la defensa de Zannini) se presenta de modo conjetural y debe ser rechazado, al no existir imputación formal sobre Ronald Noble. Ello implica que no existe impedimento para escucharlo como testigo en este debate, y que el agravio invocado respecto de si medió (o no) una alteración de la plataforma fáctica sobre la que se celebrará el juicio por su ‘supuesta’ inclusión como ‘nuevo imputado’ no representa un perjuicio concreto ni real».

Luego, Colombo se refirió a la gravedad de las acusaciones que pesan sobre los imputados en la causa, que «imponen avanzar rápidamente a la instancia de debate para que sea allí, con la publicidad y amplitud probatoria que esta etapa garantiza, se resuelvan definitivamente las imputaciones».

Para ello, pidió a los jueces del TOF N°8, Gabriela López Iñiguez, José Michilini y Daniel Obligado, una audiencia entre las partes involucradas para definir la prueba relevante para el juicio.

Zannini pide una nueva postergación

El defensor del procurador del Tesoro alega que la investigación no ha concluido, no está lista para el juicio. A la vez, Fragueiro Frías agrega que Noble, perteneciente a Interpol, deja de ser testigo para ser considerado imputado en la causa que instruye Martínez de Giorgi. Por eso pidió anular el juicio oral. «El tribunal mandó certificar que está siendo investigada Interpol. No estaba completa la instrucción para ir a juicio, sino no, se estaría investigando a Interpol. Cambiaron los hechos sobre los que nos estábamos defendiendo, por eso pedimos la nulidad», dijo en declaraciones a La Nación.

Para que una causa sea elevada a juicio es necesario conocer todos los hechos, explicó el letrado, por lo cual, con la incorporación de Noble como imputado, se alteran las condiciones del juicio. «No es lo mismo defenderse de un hecho en el que el encubrimiento fue en connivencia con miembros de Interpol que sin ello», señaló el defensor.

La querella no se manifestó de acuerdo, por el contrario, afirmó que independientemente del avance de la causa respecto de Noble, resulta imperativo que se dé inicio al juicio oral lo antescposible. «Los hechos no cambian, los hechos que se le imputan a Zannini no se modifican por la imputación a Noble. Cada uno debe responder por su participación en el hecho, no por el hecho del otro. Además, pasó la oportunidad para plantear esta nulidad, debió ocurrir hace tres años, cuando la Cámara imputó a Noble y no ahora», explicó Tomás Farini Duggan, abogado querellante en nombre de los familiares de víctimas de la AMIA Luis Czyzewski y Mario Averbuch.

Hace dos años Zannini estuvo preso más de tres meses por esta causa del Memorándum, cuando el juez Claudio Bonadio emitió la orden de arresto, a la vez que procesó y dispuso la detención del excanciller Héctor Timerman, del exfuncionario y líder piquetero Luis D’Elía, del exjefe de Quebracho Fernando Esteche y del iraní Jorge «Yussuf» Khalil. En este marco, ordenó la prisión preventiva de Cristina Kirchner, pero esa detención no se hizo efectiva por sus fueros.

Asimismo, por la firma del Memorándum con Irán fueron procesados, sin prisión preventiva exfuncionarios que volvieron al Gobierno en cargos clave, como Juan Martín Mena, exnúmero dos de la AFI y hoy secretario de Justicia, y Andrés “Cuervo” Larroque, actual ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires.

Marcela Zadoff
Lic. en Letras Modernas de la Universidad Nacional de Córdoba. Redactora. Editora. Experta en Comunicación Institucional

Deja un comentario