Nos sostienen el temor y la esperanza: que los rusos amen a sus hijos también

Amanecía noviembre del lejano 1985 y el cantante británico Sting estrenaba la canción “Russians” con un término ambiguo (I hope) que significa a la vez duda, temor y esperanza. Era plena guerra fría, una etapa que creíamos superada…

La embestida rusa sigue su trayectoria en nuestros días con un perverso juego entre sicarios, espías, amenazas y abusos a opositores de Putin, incluyendo envenenamiento. Todo coincide en la larga tradición de la Rusia totalitaria de extender sus garras sobre Europa.

El Kremlin utiliza las embajadas como centros de espionaje y extorsión no sólo de los países cercanos (como Ucrania y República Checa) sino en todo el mundo.

Como en una novela de páginas amarillentas, se suman la supervivencia del líder opositor Navalny y el envenenamiento con Novichok a un traficante de armas búlgaro, extrañas explosiones en suelo checo y la expulsión mutua de decenas de diplomáticos.

“In Europe and America, there’s a growing feeling of hysteria

Conditioned to respond to all the threats

In the rhetorical speeches of the Soviets”

“En Europa y Estados Unidos hay un creciente sentimiento de histeria

Condicionado a responder a todas las amenazas

En los discursos retóricos de los soviéticos”

Las piezas del rompecabezas encajan

1.En octubre y noviembre de 2014 dos explosiones destruyeron depósitos de municiones en República Checa. La investigación inicial concluyó en declararlas accidentales, pero luego el Gobierno checo las relacionó con la inteligencia militar rusa, es decir, el Departamento Principal de Inteligencia del Estado Mayor Ruso (GRU) y, de forma específica, con una unidad de elite, la 29155, a la que se vincula con otros actos criminales en Europa. “Hay pruebas irrefutables sobre la participación de oficiales del servicio de inteligencia ruso GRU en la explosión del depósito de municiones”, dijo el primer ministro, Andrej Babis, en una inusual conferencia de prensa.

Las municiones destruidas estaban destinadas a Ucrania, que desde 2014 enfrenta una insurrección armada en el este el país, con milicias apoyadas por Rusia. Por eso el conocido lema de “El Padrino” describe las detonaciones atribuidas al Kremlin: “Que parezca un accidente”.

La policía checa emitió una orden de búsqueda y captura contra dos agentes rusos identificados como Anatoli Chepiga y Alexander Mishkin, miembros de la unidad 29155 que entraron en el país con pasaporte falso en octubre de 2014, fecha de la primera explosión.

2.Chepiga y Mishkin son también los principales sospechosos del intento de asesinato en 2018 en Reino Unido del exespía ruso Sergei Skripal y de su hija Yulia con el agente tóxico Novichock. En Londres, el 5 de septiembre de 2018, Ruslan Boshirov y Alexander Petrov fueron fotografiados en la estación de tren de Salisbury por la Policía Metropolitana. Ambos son miembros de la temible Unidad 29155 del GRU, informaron AP y Reuters.

3.Con sus revelaciones, las autoridades checas no sólo trazaron una relación con la guerra en Ucrania, sino con un misterioso envenenamiento con un agente similar al Novichok seis meses después en Sofía, la capital búlgara, que casi acabó con la vida del traficante de armas Emilian Gebrev. Pese a que Gebrev había negado hasta ahora tener armamento en el polvorín checo, el martes su empresa confirmó que sí lo tenía y calificó lo sucedido como un “acto terrorista”.

Una noche, a finales de abril de 2015, Gebrev fue trasladado a urgencias después de cenar en un lujoso restaurante de Sofía. Su hijo y otro ejecutivo de su empresa también enfermaron. Gebrev logró recuperarse después de estar en coma, pero la policía no logró aclarar lo sucedido. Tuvieron que pasar tres años y el envenenamiento de los Skripal en Reino Unido para atar cabos.

Con ayuda de la inteligencia de los Estados Unidos y Reino Unido, los investigadores búlgaros concluyeron que alguien había puesto un veneno similar al Novichok en la manija del coche de Gebrev. La Fiscalía búlgara anunció en 2019 que los sospechosos eran agentes del GRU, incluido el general que supuestamente supervisó al equipo que intentó matar a los Skripal.

En resumen: La agencia internacional de noticias Reuters advirtió que “Vladimir Putin dispuso que la Unidad 29155 opere con libertad pero en el más absoluto secreto en Europa. Es la responsable de misiones que implican atentados y homicidios selectos, una política de estado del Kremlin”.

La containteligencia checa alerta desde hace años de que es excesivo que haya 135 funcionarios en la legación diplomática rusa en Praga, casi el doble de la de Estados Unidos y cuatro veces más que la de China, y afirma que parte de ellos realizan tareas de espionaje. También ha demandado que no se permita a empresas rusas y chinas participar en licitaciones estatales porque suponen un peligro estratégico para el país centroeuropeo. Esta semana el Gobierno checo vetó a la empresa estatal rusa Rosatom del concurso para ampliar una central nuclear en la República Checa, para reducir cualquier dependencia de Moscú.

Mr. Krushchev said we will bury you

I don’t subscribe to this point of view

It would be such an ignorant thing to do

If the Russian love their children too

el Sr. Krushchev dijo: «los enterraremos».

No estoy de acuerdo con este punto de vista,

sería hacer algo muy ignorante,

si los rusos también aman a sus hijos.

Mission Impossible, con Tom y los 29155

Como en una película de agentes secretos, pero real, desde la unidad 29155 de Vladimir Putin se filtra de tanto en tanto información que la lleva a los principales titulares. En octubre de 2019 una amplia investigación de The New York Times dio cuenta del funcionamiento de este grupo de elite de espías y sicarios al servicio de Moscú. Michael Schwirtz detalló las operaciones comando a lo largo de más de una década.

Un antecedente, por ejemplo, es la foto del 8 de noviembre de 2006: Vladimir Putin, armado, visita el Departamento Principal de Inteligencia del Estado Mayor Ruso (GRU) en Moscú. Ese mismo año, Putin firmó una ley donde se legalizaban los asesinatos selectivos en el extranjero. Ese mismo año un equipo de sicarios rusos utilizó un isótopo radiactivo para asesinar a Aleksander V. Litvinenko, otro ex espía ruso, en Londres.

Buenos muchachos

El propósito de este grupo asesino subraya el grado en que Putin está luchando activamente contra Occidente con su “guerra híbrida” -una mezcla de propaganda, ataques de piratería y desinformación-, así como la confrontación militar actual en Ucrania.

Escondida detrás de muros de hormigón en el cuartel general del 161º Centro de Entrenamiento de Especialistas en Propósitos Especiales en el este de Moscú, la unidad se encuentra dentro de la jerarquía de mando de la agencia de inteligencia militar rusa, ampliamente conocida como la GRU.

En los meses previos a la elección presidencial norteamericana de 2016, los funcionarios estadounidenses dijeron que dos unidades cibernéticas de la GRU, conocidas como 26165 y 74455, hackearon los servidores del Comité Nacional Demócrata y la campaña de Clinton, y luego publicaron comunicaciones internas vergonzantes.

Pero los funcionarios de la Unidad 29155 son territoriales y europeos. Algunos son veteranos condecorados de las guerras más sangrientas de Rusia, incluyendo Afganistán, Chechenia y Ucrania. Sus operaciones son tan secretas, según las evaluaciones de los servicios de inteligencia occidentales, que es muy probable que la existencia de la unidad sea desconocida incluso para otros operativos de la GRU.

How can I save my little boy from Oppenheimer’s deadly toy

There is no monopoly of common sense

On either side of the political fence

¿Cómo puedo salvar a mi pequeño

del juguete letal de Oppenheimer?

No hay monopolio del sentido común,

en ninguno de los lados de la valla política.

We share the same biology

Regardless of ideology

Believe me when I say to you

I hope the Russians love their children too

Compartimos la misma biología,

sin importar la ideología.

Créeme cuando te digo

que espero que los rusos amen a sus hijos también.

Relaciones tóxicas: Navalny

Por detrás del vidrio polarizado de los vehículos del poder, alrededor del mundo y celular en mano, nadie puede ignorar a la gente cuando toma la calle. Las masivas protestas en apoyo a Alexei Navalny desafían a Vladimir Putin en toda Rusia, a pesar de centenares de detenidos, las manifestaciones aún continúan en algunas ciudades y se teme que la cifra de arrestados aumente con el correr de las horas.

There is no historical precedent

To put words in the mouth of the president

There’s no such thing as a winnable war

It’s a lie we don’t believe anymore

Mr. Reagan says we will protect you

I don’t subscribe to this point of view

Believe me when I say to you

I hope the Russians love their children too

No hay precedente histórico

para poner palabras en la boca del presidente.

No hay tal cosa como una guerra «ganable»,

es una mentira en la que ya no creemos.

El Sr. Reagan dice «los protegeremos».

No estoy de acuerdo con este punto de vista.

Créeme cuando te digo

que espero que los rusos también amen a sus hijos.

Más de un centenar de personas han sido detenidas en distintas ciudades rusas durante las manifestaciones que se desarrollaron el pasado miércoles en apoyo al líder opositor Alexéi Navalny, cuya salud se ha deteriorado en prisión. Han sido arrestadas 113 personas en 39 ciudades, desde Moscú y San Petersburgo hasta las 2.000 personas que se concentraron en la siberiana Omsk, con gritos de “Libertad a Alexéi Navalny” y “Fuera el zar”.

La Policía rusa arrestó este miércoles horas antes del comienzo de las protestas a la “número dos” de Navalni, Liubov Sóbol, y a su portavoz, Kira Yarmish. En San Petersburgo, Ekaterimburgo y Krasnoyarsk los agentes de la ley están registrando casas y locales en busca de coordinadores locales de las oficinas de Navalny, voluntarios y periodistas, según medios opositores.

Las protestas en apoyo del líder opositor a mediados de enero, cuando este regresó de Alemania tras meses de tratamiento de un envenenamiento con un agente químico, terminaron con más de 10.000 detenidos en todo el país.

We share the same biology

Regardless of ideology

What might save us me and you

Is that the Russians love their children too

Compartimos la misma biología

Independientemente de la ideología

Lo que podría salvarnos a vos y a mi

Es que también los rusos amen a sus hijos.

Fuentes: EFE, Reuters, AP, Infobae, canción “Russians” de Sting

Marcela Zadoff
Lic. en Letras Modernas de la Universidad Nacional de Córdoba. Redactora. Editora. Experta en Comunicación Institucional

Deja un comentario