Núñez Carmona: le negaron la excarcelación

Los jueces Gustavo Hornos y Javier Carbajo denegaron un recurso de la defensa de José María Núñez Carmona y seguirá detenido en la cárcel de Ezeiza. El amigo y socio del ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou había alegado que su madre tiene 92 años de edad y debe cuidarla y que además él padece un delicado cuadro de salud que lo convierte en grupo de riesgo.

Ante el brote de Covid-19, la defensa de Núñez Carmona solicitó continuar cumpliendo la condena a 5 años y 6 meses de prisión que se le impuso en la causa Ciccone en su domicilio. El juez de Tribunal Oral Daniel Obligado -que esta misma causa había beneficiado a Amado Boudou- rechazó el pedido por considerar que en este caso no se daban las mismas circunstancias.

Obligado, que el 6 de abril había beneficiado a Boudou con la prisión domiciliaria, había decidido dos semanas después que no correspondía otorgar el mismo trato al amigo y socio en del ex vicepresidente, condenado junto a él en la causa Ciccone e imputado por el caso de coimas pagadas por la provincia de Formosa a la sociedad The Old Fund, vinculada al esquema de negocios de Boudou.

Entre los argumentos por los cuales Obligado le otorgó la domiciliaria a Boudou se hallaba que había “riesgos personales en relación a su núcleo familiar conviviente”. Es que se subrayó que su esposa, oriunda de México y sin familia cercana aquí, era el único sostén emocional para los mellizos de dos años de ambos. Y que, además, la sentencia condenatoria por un delito de corrupción no estaba firme.

Respecto de Núñez Carmona Obligado había dicho que la falta de firmeza de la sentencia que involucra a las personas condenadas en la causa” no es un “argumento central” para otorgar domiciliarias y que la razón por la cual “benefició” a Boudou “fue la circunstancia que su núcleo familiar primario se encontraba aislado a consecuencia de la pandemia que imposibilita los traslados”. La defensa del empresario detenido había planteado que, a diferencia de Boudou, José María Núñez Carmona sí integraba la lista de presos en “grupos de riesgo”, que había armado el Servicio Penitenciario Federal, y había pedido ir a cumplir su detención en una casa de Mar del Plata, para cuidar a su madre, de 92 años, porque en medio de la pandemia las personas que solían asistirla ya no pueden hacerlo.

Ante esta decisión, los abogados de Núñez Carmona interpusieron un recurso e intervino la Sala IV del máximo tribunal penal del país que denegó la solicitud.

Hornos y Carbajo explicaron que la situación de salud de Nuñez Carmona puede ser controlada en el establecimiento penitenciario y descartaron que la avanza edad de su madre constituya una razón para otorgar el beneficio pretendido. Asimismo destacaron que la señora vive con una de sus hijas y que cuenta con medios económicos para solventar su asistencia.

En la causa Ciccone los condenados -entre ellos el ex vicepresidente- se encuentran con condena confirmada por la misma Cámara de Casación lo que permite la ejecución de las condenas, pero aún queda pendiente la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación ante la que presentaron un recurso de queja por rechazo del recurso extraordinario federal.

De la negativa a Núñez Carmona a la falta de tecnología para juzgar a CFK

Un escándalo estalló en el Consejo de la Magistratura a partir de que la Justicia admitió no tener aún la capacidad de proveer una plataforma tecnológica para continuar juzgando a la vicepresidenta Cristina Kirchner por corrupción en el proceso en el que se la investiga si benefició al empresario Lázaro Báez en el reparto de obra pública.

El Tribunal Oral Federal N° 2 (TOF 2) recibió un mail del director de Tecnología, Ricardo Noziglia Wilde, en el que se informó lo siguiente: «Por el momento nos encontramos en etapa de elaboración de nuevas soluciones, que cuando los superiores así lo indiquen, se encontrarán en condiciones de satisfacer lo requerido».

La respuesta motivó la indignación de seis de los 13 consejeros, que creen que el proceso judicial podría desarrollarse de manera remota por el avance del coronavirus en el país . Pablo Tonelli , diputado de Juntos por el Cambio, envió una nota y le pidió una reunión urgente al presidente del cuerpo, Alberto Lugones, que sintoniza con las posturas del Gobierno. Adhirieron a ese pedido de reunión y al contenido de la nota el consejero juez Ricardo Recondo y los consejeros Marina Sanchez Herrero, el juez Juan Manuel Culotta, la senadora Silvia Giacoppo y Juan Pablo Más Velez. Casi la mitad de los integrantes del cuerpo.

En esa nota, Tonelli le argumenta a Lugones que es «una falta de respeto a los consejeros que esa respuesta» se hubiera dado sin el conocimiento de los integrantes del cuerpo y que tampoco les hubieran avisado luego de los términos de esa contestación. «Me llama la atención que el tema no haya sido mencionado en la reunión de Labor del pasado martes, momento en el cual la respuesta ya habría sido enviada» , escribió el legislador macrista.

Y además dijo que esa respuesta es «inadmisible», pues «como ha quedado demostrado con las sesiones remotas de ambas cámaras del Congreso, no hace falta desarrollar plataforma alguna para ese tipo de reuniones multitudinarias».

«Solo se necesita utilizar y eventualmente adaptar, cualquiera de las muchas plataformas existentes en el mercado», dijo Tonelli y replicó con aspereza: «Si nuestro director de Tecnología no está en condiciones de dar una solución inmediata al requerimiento, es de toda evidencia que carece de la idoneidad necesaria para ocupar ese puesto».

Por eso es que los seis consejeros que no comulgan con el oficialismo le pidieron a Lugones que el director de Tecnología informe por escrito y en 24 horas, «las razones y fundamentos de su respuesta». Además, le reclamaron «la pronta convocatoria a una reunión de consejeros para analizar y discutir el tema con la profundidad que merece».

¿Motivación política?

Tonelli no lo menciona en la nota, pero entre los consejeros de la oposición crece la sospecha de que hay una motivación política para trabar el juicio contra Cristina Kirchner, porque es de sentido común que si sesionan ambas cámaras del Congreso y hasta el propio Consejo de la Magistratura por vía remota, cómo es posible que no lo hagan los jueces para continuar el juicio.

La respuesta por mail del director de Tecnología del Consejo es confusa en su redacción y sorprendió por su estilo a los que la recibieron.

El correo electrónico que transcribió el secretario del tribunal Tomás Cisneros señala: «Por el momento nos encontramos en etapa de elaboración de nuevas soluciones que cuando los superiores así lo indiquen se encontrarán en condiciones de satisfacer lo requerido. La disponibilidad de recursos habilitados asciende a 122 puertos para todo el país, y requiere la instalación de un cliente y una VPN por cada participante. Se trata de un sistema dimensionado para tiempos normales con mayoría de participantes internos y mayormente puntos fijos externos (consulados, salas de audiencias, etc.). Razón por la cual, la dirección con buen criterio ha estado trabajando en modalidades que permitan esta nueva operatoria flexible. Hasta recibir nuevas indicaciones de los superiores no cuento con fechas ni detalles que pueda comunicar».

No aclara el funcionario quién es el superior al que alude, y si se refiere al presidente del Consejo, el juez Lugones, o al cuerpo.

El Tribunal Oral Federal N° 2, integrado por los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso, había preguntado hace unos días si era posible seguir adelante con el juicio, que requiere de 50 conexiones de videoconferencias simultáneas. El fiscal Diego Luciani, en tanto, les había pedido a los jueces que analicen la posibilidad de seguir con el juicio luego de las sugerencias de la Cámara de Casación en ese sentido.

Edgardo Marano

Deja un comentario