Omar Perotti intervino un puerto controlado por Vicentin

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, que desde que la Casa Rosada anunció la avanzada sobre Vicentin se convirtió en un protagonista principal de la trama, intervino este jueves por seis meses el puerto de Reconquista amparado en un informe del representante provincial en el Ente Portuario que detalla supuestas irregularidades en la concesión de la terminal portuaria, a cargo de la empresa agroexportadora.

“No hay balances ni registro de nada de lo que pasa ahí desde el 2004″, explicaron colaboradores del gobernador sobre la intervención, a cargo de Martín Deltin, un asesor del riñón de Perotti que trabaja en el tema desde hace tiempo. Incluso, voceros de la Provincia aseguraron que investigan el tema desde bastante antes de que el presidente Alberto Fernández anunciara la decisión de impulsar la expropiación, ahora en un limbo judicial, de Vicentin.

“En fecha 14 de Febrero de 2020 se eleva informe-denuncia del actual representante del Poder Ejecutivo en el Puerto de Reconquista y que por su gravedad origina los presentes actuados; que en el informe elevado se destaca que en el mismo la ‘Terminal A’, espacio operativo de cargas y almacenamiento de granos y aceites, está inactiva y sin operaciones desde al año 2004; que ello es así porque ‘Terminal A’ no efectúa un embarque desde el año supra indicado, no registra movimiento portuario alguno, no realiza depósito de cereales y afines, ni acciones tendientes al uso comercial, por sí o por ceros, configurándose así un apartamiento del destino comercial del puerto”, detalla el Decreto 574, fechado el pasado lunes, en el que se avanza con la intervención.

En efecto, Perotti decretó la intervención del Ente Administrador Puerto Reconquista (EAPRe) por 180 días, designa a Deltin como representante del Ejecutivo y encomienda “a la Sindicatura General de la Provincia efectuar una auditoría integral del ente en el marco de la presente intervención con facultades de ampliar los alcances de la misma en la medida que su proceder así lo justifique”.

La concesión del Puerto de Reconquista está desde principios de 2000 en manos de Ríos del Norte SA, una sociedad inscrita a mediados del 90 y conformada por las firmas Buyatti y Vicentin. Sergio Nardelli, por caso, que se reunió con el Presidente y el gobernador en Olivos en la segunda semana de junio, horas después del anuncio de intervención y expropiación, figura en el directorio de Ríos del Norte, según la última composición accionaria de diciembre pasado, como consta en el Boletín Oficial santafesino.

Si bien desde la Provincia insistieron en que el interventor designado por Perotti en enero elevó el informe un mes después, en febrero, la decisión de avanzar sobre el ente agrega un condimento extra a la tensa situación en torno a Vicentin, en la que el gobernador se metió de lleno para buscar una solución al conflicto después de que el jefe de Estado anunciara, sin preparar el terreno, su expropiación. Después dio marcha atrás, ante el reclamo de la oposición, de parte de la sociedad y de un sector del campo.

“Esta situación, no solo representa un claro incumplimiento a concesionaria de la citada terminal de no garantizar una carga mínima de la principal obligación contractual, sino que además conlleva responsabilidades de las autoridades del EAPRe en la explotación del puerto comercial como tal, y concurre, cuanto menos en negligencia o abandono de sus funciones de contralor”, resaltó el gobernador en el decreto.

“Es un puerto fantasma en el que hay todo tipo de rumores”, agregaron desde la gobernación.

En paralelo, y en medio de los cada vez más resonantes chispazos entre el oficialismo y la oposición, el Gobierno busca avanzar en el Congreso en la creación de una comisión bicameral para investigar las irregularidades en las que, según el Frente de Todos, incurrieron los dueños de la agroexportadora y que derivaron en la situación actual de quiebre de la compañía.

El decreto del gobernador Perotti

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario