PAMI: el programa que preocupa a los centros de jubilados

El 26 de junio pasado con la rúbrica de Luana Volnovich fue creado el PROGRAMA PAMI EN EL BARRIO (RESOL-2020-1689-INSSJP-DE#INSSJP) destinado a impulsar acciones tendientes a acercar los menús prestacionales del Instituto a las personas afiliadas que habitan en barrios vulnerables a través de distintos dispositivos y modalidades que promuevan el acceso integral a las prestaciones sociales y sanitarias del Instituto.

La implementación del programa está a cargo de la Gerencia de Promoción Social y Comunitaria que será la encargada de llevar a cabo su reglamentación y para su funcionamiento se prevén la creación de Postas de Cuidado Barrial (PCB) que se constituirán como unidades de atención presencial en territorio, destinadas a la gestión de servicios y asesoramiento de personas afiliadas que habitan en barrios y/o comunidades vulnerables.

Los puntos llamativos que preocupan a los Centros de Jubilados y que ya ha generado rechazo y medidas de fuerza en uno de los gremios de PAMI son los que se encuentran en los anexos (IF-2020-41082815-INSSJP-DE#INSSJP, IF- 2020-41083433-INSSJP-DE#INSSJP yF-2020 41083951-INSSJP-DE#INSSJP) de la resolución firmada por Volnovich.

El objetivo es generar un dispositivo territorial que será materializado en las PCB siendo éstas, unidades de atención presencial en territorio (lo dicho puede hacernos recordar a las Unidades Básicas) y mantendrán una estrecha relación con los municipios, con las organizaciones sociales y referentes barriales de la zona en las que se instalen, ya que las postas funcionarán en alguno de los espacios físicos que poseen dichas organizaciones.

Las actividades que se llevarán a cabo entre los referentes de las PCB y los afiliados son las de asesoramiento, servicios de gestoría para la facilitación de trámites y prestaciones de PAMI, otorgar atención médica y social así como también actividades grupales y no grupales (talleres preventivos y postas sanitarias).

Las postas estarán conducidas por un delegado barrial representativo de la comunidad (por ejemplo un puntero) que será el encargado de brindar las soluciones a los problemas y la realización de trámites siendo el nexo entre el barrio y el PAMI, además también estará presente un médico que realizará atención primaria y hará las derivaciones correspondientes con el consecuente seguimiento de casos. Sumado a ello también se prevé la incorporación de voluntarios (por ejemplo militantes) propuestos por las organizaciones sociales.

Seguidamente, hay dos modelos de convenio que establecen que la organización pone a disposición una sede para la implementación de la Posta mientras que el PAMI pondrá a disposición las herramientas para su funcionamiento. Los anexos no establecen de forma clara cuánto será el gasto que le representará al Instituto ya que se esgrime que se podrán realizar actas complementarias para sus efectos y eso ya es altamente sospechoso por la discrecionalidad que implica. Por otro lado, sí se deja entrever que se contratará personal para su funcionamiento y según el texto no tendrán relación de dependencia con el Instituto; lo que lo hace todavía más sospechoso, ya que aumenta la discrecionalidad de criterios y formas de contratación.

De acuerdo a lo expuesto puede observarse que hay una clara intención de La Cámpora en llevar a cabo un desarrollo territorial de su organización con recursos que son de los jubilados y lo que es peor, en ningún momento se cita a los Centros de Jubilados en el programa. Las PCB van a desarrollar la gran mayoría de las actividades que se realizan en las organizaciones de jubilados y pensionados.

Según registros del PAMI hay más de cinco mil centros de jubilados en todo el país e históricamente han sido quienes consolidaron la relación entre los afiliados y el Instituto. Dentro los mismos se llevan a cabo talleres de promoción de la salud y envejecimiento activo, servicios de enfermería, pedicuría y demás actividades de autocuidado. En muchos de ellos hay atención de médicos de cabecera y en otros tantos hasta se presta su sede al PAMI para que funcionen allí agencias de atención.

Es llamativo que la actual gestión no aproveche la territorialidad que tienen los centros de jubilados y más llamativo aún, es que no se aproveche a dichas organizaciones para dotarlas de las mismas herramientas que pretenden darles a las organizaciones barriales.

Es histórica la gestión asociada entre el PAMI y los centros de jubilados y nadie más idóneo que sus dirigentes para atender y entender a los afiliados. No alcanza un subsidio de $5.000 de fortalecimiento, es más, hasta el momento lo único que se ha hecho es quitarles todas las prestaciones que se llevan a cabo en los mismos con la excusa de la pandemia, y en el marco de esa misma excusa se pretende financiar con el dinero de los jubilados Unidades Básicas que brindarán prácticamente las mismas actividades y programas que llevan a cabo en las organizaciones. ¿Será que para la actual gestión del Instituto no es viable la gestión asociada con los centros de jubilados?

Juan Manuel Hernández
Licenciado en Administración Pública, coordinador del espacio MAYORIA en el Partido Mejorar, ex Director del Foro de la Tercera Edad de CABA, ex Subgerente de Relación con Beneficiarios en PAMI.

1 Comentario

  1. Qué interesante «nota» de un exfuncionario de PAMI durante la gestión de Cambiemos, que trabaja como operador político de Ocaña. Ambos conocen muy bien los negocios clientelares que se pueden hacer desde PAMI porque los llevaron adelante sin ningún problema. La misma gente que le pide a los titulares de «planes sociales» que hagan aportes (truchos) para su campaña política.

Deja un comentario