Park Won-soon, alcalde de Seúl, apareció muerto

El alcalde de Seúl Park Won-soon murió el pasado jueves en circunstancias que la policía aún trata de determinar, en la capital de Corea del Sur. Su hija había denunciado su desaparición y alertó que su padre dejó un mensaje “como un testamento” antes de salir de la casa unas cuatro o cinco horas antes. No reveló su contenido, dijo una oficial de la Agencia de Policía Metropolitana de Seúl, el organismo a cargo de la búsqueda.

El miércoles, horas antes de su desaparición, una exempleada municipal presentó una denuncia policial, supuestamente por agresión sexual, contra Park Won-soon, de 64 años. Medios de comunicación locales dijeron que un canal de televisión tenía planeado emitir un programa sobre el caso.

Se trataría de una exsecretaria del alcalde Park Won-soon, que trabajó con él en 2017, según The Korea Herald. La denunciante alegó que Park había tenido contacto físico con ella varias veces desde que empezó a trabajar a sus órdenes, y presentó como prueba mensajes de Telegram que había intercambiado con él. De acuerdo con su testimonio, también hubo otras mujeres agredidas sexualmente por el malogrado alcalde. La Policía tenía planeado llamar a Park en el marco de la investigación del caso.

Las autoridades buscaban a Park Won-soon en el barrio Sungbuk de la capital surcoreana, donde se había dectado por última vez la señal de su teléfono celular, que luego se apagó. Su hija había decidido llamar a la policía a las 5:17 pm, precisamente porque no podía comunicarse con él. “Se fue de casa hace cuatro o cinco horas, después de dejar palabras como un testamento, y su teléfono actualmente está apagado”, dijo la mujer.

Aproximadamente 770 agentes entre policías, bomberos y personal médico participaron de la búsqueda de Park Won-soon, equipados con drones y perros entrenados. Todavía no confirmaron la ubicación exacta del cuerpo, pero una fuente policial dijo a la agencia AP que fue encontrado cerca de un restaurante tradicional ubicado en las colinas, en el norte de Seúl.

Park Won-soon apareció por última vez en público el miércoles a la mañana, en una conferencia de prensa sobre el Green New Deal que promueve su gobierno en Seúl, para reducir las emisiones de dióxido de carbono y al mismo tiempo crear puestos de trabajo. El funcionario del gobierno municipal Kim Ji-hyeong confirmó que Park no había asistido a la oficina el jueves por razones no especificadas. Informó además que había cancelado todas sus actividades, incluida una reunión con un funcionario de la presidencia.

Park Won-soon, nacido en 1956 en Changyeong, en la provincia de Gyeongsang del Sur (sureste del país), era un activista cívico y abogado especializado en derechos humanos, que fue elegido alcalde de Seúl en 2011 y reelegido para un tercer período en junio del año pasado. Fue el primero en la historia en conseguir ese logro y tenía altos niveles de popularidad. Era miembro del Partido Demócrata liberal del presidente Moon Jae-in y se le consideraba posible candidato presidencial de los liberales en la elección de 2022.

Park no había cesado en su activismo desde la alcaldía, al criticar lo que llamaba la creciente desigualdad económica del país y las relaciones tradicionalmente corruptas entre las grandes empresas y los políticos. Fue un enconado opositor de la expresidenta conservadora Park Geun-hye y apoyó abiertamente las manifestaciones de millones de personas que reclamaban su destitución en 2016 y 2017 debido a un escándalo de corrupción.

Los detalles de la desaparición de Park Won-soon

El alcalde de Seúl estaba desaparecido el jueves, luego de dejar un mensaje que según su hija parecía ser un testamento, dijo la policía. Se inició una operación masiva de búsqueda.

Las autoridades buscaban al alcalde Park Won-soon en el barrio Sungbuk de la capital surcoreana donde se detectó por última vez la señal de su teléfono celular, que por el momento estaba apagado, según informaron miembros de la policía local.

Su hija llamó a la policía el jueves por la tarde para decir que su padre dejó un mensaje “como un testamento” antes de salir de la casa unas cuatro o cinco horas antes. No reveló el contenido del mensaje, aclaró una oficial de la Agencia de Policía Metropolitana de Seúl, el organismo a cargo de la búsqueda.

La hija explicó que decidió llamar a la policía porque su padre no respondía al teléfono, según la oficial, que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizada a informar a la prensa.

Más de 150 agentes equipados con un dron y un perro se han movilizado para la búsqueda, especificó la policía.

El funcionario del gobierno municipal Kim Ji-hyeong confirmó que Park no fue a la oficina el jueves por razones no mencionadas y que canceló todas sus actividades, incluida una reunión con un funcionario de la presidencia.

Activista cívico y abogado especializado en derechos humanos, Park fue elegido alcalde de Seúl en 2011 y reelegido para un tercer período en junio del año pasado. Es miembro del Partido Demócrata liberal del presidente Moon Jae-in y se le consideraba posible candidato presidencial de los liberales en la elección de 2022.

Park era conocido por su compromiso político, antes y durante su mandato en la alcaldía, en defensa de los más perjudicados por las desproporcionadas desigualdades económicas del país y la prolongada tradición de relaciones corruptas entre las grandes empresas y los políticos.

Fue un enconado opositor de la presidenta conservadora Park Geun-hye y apoyó abiertamente las manifestaciones de millones de personas que reclamaban su destitución en 2016 y 2017 debido a un escándalo de corrupción.

Destituida formalmente en marzo de 2017, Park Geun-hye purga una larga condena de prisión por soborno y otros delitos.

Seúl, con 10 millones de habitantes, ha sido un nuevo foco de la pandemia de coronavirus desde que Corea del Sur mitigó sus rígidas disposiciones de distanciamiento social a principios de mayo. Las autoridades tratan de rastrear contactos en casos vinculados con clubes nocturnos, iglesias, un gran depósito del comercio por internet y la venta puerta a puerta.

Edgardo Marano

Deja un comentario