Patagonia: el campo advierte posible desaparición de la ganadería

La Patagonia está sufriendo uno de los peores inviernos de los últimos años, con fuertes nevadas que llegaron a dejar 1,5 metros de nieve sobre la superficie y temperaturas extremas que se situaron en torno a los 20 grados bajo cero. Este combo climático, que se desarrolla hace ya 20 días en la región, dejó en estado crítico a la ganadería en determinados sectores y derivó en que el gobierno de Río Negro declarara esta semana el estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario en 6 departamentos del oeste provincial.

Así, la gobernación tomó dicha medida, que prevé la eximición total o parcial de impuestos provinciales y que espera la homologación a nivel nacional por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, para productores bovinos, ovinos y caprinos de los departamentos de Bariloche, 9 de Julio, 25 de Mayo, El Cuy, Ñorquinco y Pilcaniyeu, los cuales fueron afectados por “nevadas extraordinarias” que “han provocado daños” en explotaciones rurales pecuarias de la zona.

Por otro lado, los dirigentes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) reclamaron al Estado nacional dotar de mayor infraestructura a la zona para impedir “la desaparición productiva, cuando el país y el mundo demandan de nuestros productos, que sean más sanos y renovables. Hay que equiparar al sector rural de la Patagonia integrándolo al resto del país y no dejándolo librado a su suerte”, tal cual manifestaron en un comunicado.

El presidente de la entidad, Jorge Chemes, comentó: Esta nevada histórica deja al desnudo la fragilidad de nuestro país. Las provincias del sur tardarán años en recuperarse. Es muy difícil producir en un contexto donde no hay gas, electricidad, ni teléfono. Los productores están expuestos a estas inclemencias climáticas y el Estado no brinda ningún tipo de respuesta ni solución. Esto viene de larga data pero es el momento de encontrar un camino de salida definitiva”. En Río Negro declararon la emergencia agropecuaria por las nevadas. Desde una de las entidades del campo volvieron a cuestionar la medida.

Además, en el comunicado de CRA los referentes de la entidad sostienen: “Los países con un alto nivel de actividad agro-ganadera cuentan con adecuada infraestructura, mecanismos de prevención y leyes de seguros contra desastres naturales, precisamente para enfrentar estas catástrofes; nosotros intentamos desde hace años contar con dicha herramienta”.

Y agregaron: “El retorno a los durísimos inviernos patagónicos, pone de manifiesto las pésimas condiciones de infraestructura que dominan esa región: rutas, caminos, alcantarillas, servicios de comunicación telefónica e internet, gas, electricidad, que colapsan frente al fenómeno y complejizan los intentos de rescate de pobladores, familias, trabajadores y productores, así como las pérdidas de hacienda en un proceso de deterioro que se verá agravado en las próximas semanas”. La Ley de Emergencia Agropecuaria Nacional tiene un intrincado funcionamiento: «no tiene efectos prácticos relevantes; suspender el pago de algunos impuestos por breve tiempo no atiende el problema central que es la pérdida de capital, recursos e ingresos», aseveraron los referentes de Confederaciones Rurales Argentinas.

Emergencia Agropecuaria en la Patagonia

A todo esto, los dirigentes confederados recordaron que los gobiernos provinciales “con recursos extenuados por la atención de la pandemia, poco y nada pueden hacer y con la sola buena voluntad, no alcanza. Y además, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación es un pasivo observador de la situación; no un protagonista de medidas preventivas y paliativas urgentes”.

Por último, en el comunicado de la entidad que conforma la Mesa de Enlace, reiteraron sus críticas a la Ley de Emergencia Agropecuaria Nacional. Al respecto, dijeron que su funcionamiento no es accesible con la facilidad necesaria y tampoco sus efectos prácticos son de importancia, ya que se necesitan soliciones de fondo para la totalidad de los productores.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario