Patricia Bullrich anunció que tiene coronavirus

La dirigente opositora Patricia Bullrich tiene coronavirus. La exministra de Seguridad lo confirmó a través de un video que publicó en su cuenta de Twitter. “Quiero contarles que di positivo de Covid-19. Estoy bien, cuidándome. Gracias por los mensajes de apoyo”, escribió.

“Me dio positivo el análisis del COVID-19. Yo soy la que sale a hacer las compras así que evidentemente en algún momento, en algún lugar me lo pesqué. Estoy bien, voy a estar bien. Sé que me está llamando mucha gente, así que muchísimas gracias por este apoyo”, sostuvo Patricia Bullrich en el video.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, es una de las principales críticas de la cuarentena que aplicó el Gobierno de Alberto Fernández luego de que el coronavirus empezó a circular por el país y el 17 de agosto participó de una manifestación en el centro porteño en la que se mezclaron distintas consignas opositoras.

El diagnóstico positivo de Patricia Bullrich se dio un día después de que el Gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet confirmara que él también tiene la enfermedad. “Quiero contarles que me confirmaron el diagnóstico positivo de COVID-19. Estoy muy bien, me encuentro asintomático, cumpliendo el aislamiento y atento a las indicaciones médicas. Mientras tanto, sigo llevando adelante mis obligaciones y trabajando desde casa”, explicó el dirigente peronista vía Twitter.

Patricia Bullrich no es la primera dirigente de la principal fuerza de la oposición que dio positivo para coronavirus. En junio se confirmó que la exmandataria bonaerense María Eugenia Vidal tuvo la enfermedad. También el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que tiene a cargo una provincia con índices de contagios y muertes que preocupan a su administración. En tanto, el intendente de Lanús Néstor Grindetti fue otro de los dirigentes opositores de alto perfil que tuvieron el virus que está afectando a buena parte del planeta.

El caso de Patricia Bullrich se da en un momento complicado en cuanto a la capacidad del sistema de salud de sobrellevar el ritmo de contagios. Tanto es así que esta tarde, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) difundió una carta abierta a la sociedad en la que advirtió que “el sistema de salud está al borde del colapso”.

Horas antes de que el presidente Alberto Fernández recibiera a representantes del sector, la misiva que lleva la firma de la presidenta de SATI, Rosa Reina, y del vicepresidente, Guillermo Chiappero, sostiene que “los médicos, enfermeros, kinesiólogos, y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando. La mayoría de Unidades de Terapias Intensivas del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos como las camas con respiradores son cada vez más escasos”.

Esta mañana, el Ministerio de Salud de la Nación reportó 52 nuevos fallecimientos por coronavirus, elevando a 8.971 las muertes en el país desde el inicio de la pandemia. En el reporte matutino de la cartera sanitaria se mantuvo en 428.239 las personas contagiadas por Covid-19, mientras que un total de 315.530 fueron dados de alta, siguiendo con la infección en curso 103.738.

En medio del positivo de Patricia Bullrich, la cepa de coronavirus que es más peligrosa que la de Wuhan

Indonesia registró 2.858 nuevas infecciones el domingo pasado, según los datos del ministerio de Salud, por debajo del récord del día anterior 3.308 pero por encima del promedio diario del mes pasado, llegando a una cifra total de casos de 172.053 y 7.343 muertes por COVID-19.

Ahora, una cepa más infecciosa de coronavirus que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue identificada en febrero y ha estado circulando en Europa y América (también en los países vecinos Singapur y Malasia), fue encontrada en el país del Sudeste Asiático, dijo el domingo el Instituto Eijkman de Biología Molecular, con sede en Yakarta.

La mutación “infecciosa pero más leve” D614G del virus fue encontrada en los datos de secuenciación del genoma de las muestras recogidas por el instituto, dijo a Reuters el subdirector Herawati Sudoyo, y añadió que se necesitan más estudios para determinar si eso está detrás del reciente aumento de casos.

Sin embargo, para Benjamin Cowling, jefe de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Hong Kong, “no hay evidencia de la epidemiología de que la mutación sea considerablemente más infecciosa que otras cepas”. “Se identifica más comúnmente ahora que en el pasado, lo que sugiere que podría tener algún tipo de ventaja competitiva sobre otras cepas de COVID-19”, sostuvo el especialista.

Por su parte, el Director General de Salud de Malasia, Noor Hisham Abdullah, advirtió que la cepa podría significar que los estudios existentes sobre vacunas pueden ser incompletos o ineficaces contra la mutación. No obstante, un artículo publicado en Cell Press dijo que es poco probable que la mutación tenga un impacto importante en la eficacia de las vacunas que se están desarrollando actualmente.

A medida que los países del sudeste asiático toman varias medidas para evitar un resurgimiento de casos tras la parcial reapertura de los viajes, luchan con las personas que infringen las reglas de cuarentena después de regresar del extranjero, así como con resultados falsos negativos en las fronteras.

La capital Yakarta registró un aumento diario récord de más de 1.000 casos el domingo vinculados a una mayor tasa de movilidad durante una celebración de la independencia a mediados de agosto, según dijo el gobierno de la ciudad.

Syahrizal Syarif, epidemiólogo de la Universidad de Indonesia, advirtió a los indonesios que debían mantenerse alertas, ya que sus proyecciones sugieren que el país podría ver aumentar su número de casos hasta 500.000 para finales de año. “La situación es grave… La transmisión local está actualmente fuera de control”, dijo Syarif, añadiendo que el número de infecciones registradas diariamente podría ser mucho mayor.

“Es necesario que haya una conciencia y un esfuerzo colectivo, ya sea del gobierno o del pueblo, para abordar el creciente número de casos”, manifestó Dwi Oktavia, un funcionario de la agencia de salud de Yakarta, instando a las personas a quedarse en casa y a usar mascarilla cuando deban salir.

Paul Tambyah, consultor senior de la Universidad Nacional de Singapur y presidente electo de la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas, dijo que la evidencia sugiere que el rápido aumento de la mutación D614G en algunas partes del mundo ha coincidido con una caída en las tasas de mortalidad.

Recientemente, la epidemióloga líder de la OMS, María Van Kerkhove, aseveró que en este momento el organismo sanitario internacional se encuentra trabajando con un grupo de especialistas para entender los cambios que puedan ocurrir en la secuencia genética del virus.

“Estos cambios en los virus ocurren todo el tiempo. Hemos visto cambios en esta mutación del virus llamada D614G, que es algo que ha circulado desde febrero, y es la cepa que predomina en Europa y América del Norte, y ahora ha regresado a Asia”, afirmó la experta.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario