Patricia Bullrich en Córdoba, entre el edulcorante y los paños fríos: ¿Guerra sin cuartel o verdadera oposición?

Cantando como la inolvidable Celia Cruz, el fin de semana pasado Patricia Bullrich presentó su libro “Guerra sin cuartel” en Carlos Paz, prolijamente sentada entre el nuevo “pibe de oro” del pro, Gustavo Santos, y Laura Rodríguez Machado: En la presentación no se permitieron las preguntas del público.

Todo aquel
Que piense que la vida es desigual
Tiene que saber que no es así
Que la vida es una hermosura
Hay que vivirla…

En las redes sociales, en el ardiente whatsapp y en reuniones a posteriori, Patricia fue blanco de numerosas versiones por las reuniones que mantuvo con dirigentes de diversos espacios partidarios cordobeses.

La agenda a full de la presidente del pro a nivel nacional sólo dejó un poco conformes a quienes ya están sentados en las mesas chicas y tambaleantes de sus liderazgos de papel, denominando “consenso” al revoleo de serruchos y apadrinamientos.

Porque necesitan el respaldo, por falta de la validación de sus afiliados (que es el verdadero respaldo a los dirigentes, porque si se vota en una interna, gana el mejor y los demás apoyan, como es propio en un sistema democrático). Si se suspenden las PASO, para que funcione la democracia partidaria resultarán imprescindibles.

Súper eficiente, Damián Arabia corría entre una reunión y otra, por lo cual entre viernes y sábado cada personaje que Bullrich quiso endulzar o calmar obtuvo su foto y la publicó en redes con los mismos comentarios exitistas y gestos de carilindo.

No te subas las medias, que es foto carnet

Mensaje para los cordobeses que perdieron su cuota de poder dentro de los partidos de la alianza Juntos por el Cambio; los que vieron desde abajo y afuera el éxito de la dirigente puesta a dedo por Macri; los amigos de Horacio (que come su guiso en el sur) y los que pugnaron por una interna –en el pro, en el radicalismo- con visos a las candidaturas electivas; los intendentes exitosos del pro barridos por Santos (candidato gracias al amoroso dedo de Macri); los cordobeses que ocupan bancas por haber sobrevivido al 2019 (con la respectiva parentela y sediento séquito sequito, que de tan sequito es crocante…) y, al decir de Celia Cruz, todo aquel…

Todo aquel
Que piense que está solo y que está mal
Tiene que saber que no es así
Que en la vida no hay nadie solo
Siempre hay alguien…

¿Habrá PASO o somos los que estamos?

Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias fueron creadas para abrir la participación de candidatos que antes eran votados en elecciones internas de cada partido, dando oportunidad de ofrecer candidatos a las diversas líneas internas partidarias.

Este instrumento democrático hoy está completamente desnaturalizado y se utiliza como una enorme encuesta previa a las elecciones nacionales, ya que no sólo votan los afiliados sino obligatoriamente los ciudadanos.

¿Será que las PASO 2021 son el karma del 2019 para el Emperador de Costa Pobre?

¿Será por ese temor que Mínimo K. plantea que las PASO sean el mismo día de las elecciones legislativas de octubre? O será para organizar el sistema de ley de lemas (el mismo que desde Santa Cruz nos escribe en morse un rotundo S.O.S., grita May Day, prende la bengala y toca el silbato de Rose en Titanic).

Crónica de una muerte anunciada: La seguridad

Una dirigente de la primera hora del Pro compartió sus impresiones: “La presentación de un libro supone la culminación de una etapa y muchas veces el comienzo de otra. Patricia Bullrich presentó su libro el pasado viernes en Villa Carlos Paz ante un nutrido y diverso público”. “Destacaba la presencia de diferentes dirigentes de otras fuerzas partidarias, muchos miembros de JxC y otros del espectro liberal como Agustín Spaccesi, Andrés Peralta y otros miembros del Partido Libertario, Marcela Zadoff representando a Mejorar, junto a Pedro Della Rosa, Intendente de Marcos Juárez en su segundo mandato. Ellos fueron recibidos en una mesa de trabajo aparte: Todo un gesto político que pone en agenda el diálogo en busca de coincidencias”, opinó.

Patricia sabe que la seguridad es un tema central en la agenda ciudadana y lo utiliza para encontrar coincidencias en valores como la aplicación de leyes claras que brinden tanto a los ciudadanos como a miembros de las fuerzas de seguridad certezas de cómo actuar ante el delito”, explicó.

Los gestos políticos fueron tanto para afuera como para adentro: En la mesa de la presentación del libro Guerra sin Cuartel que describe su paso como Ministra de Seguridad de Mauricio Macri, la precedieron quienes son sus favoritos para encabezar las listas de las próximas elecciones de medio término: Gustavo Santos, exministro de Turismo en la gestión macrista y recientemente designado presidente de la Fundación Pensar Córdoba y la Senadora Laura Rodríguez Machado que se presentaría para renovar su banca”, precisó.

Prosiguió: “Ante un público ávido de palabras que indiquen una esperanza a quienes votaron a Mauricio Macri, habló primero Gustavo Santos y decepcionó a quienes esperaban una definición o referencia acerca de la inseguridad en Córdoba. Estaba claro que quien fuera exfuncionario de Schiaretti en su anterior gestión y como viejo lobo de mar y sobreviviente político no atacará uno de los puertos a donde siempre podrá volver«.

Agudizando la mirada, explicitó: “La desilusión mayor fue la generada por Laura Rodríguez Machado, quien anunció que no iba a spoilear el libro de Patricia y casi lo terminó haciendo, con agradecimiento al marido de Bullrich incluido. Acertó al decir que el otro título de este libro era Esperanzas pero nos quedó claro que no sería esperanza en sus proyectos ausentes en materia de seguridad tanto como Vicepresidente segunda del Pro como en su rol de Senadora por Córdoba. Si la presentación de Santos y Rodríguez Machado hubiese sido en Tucumán o Mendoza, hubiera resultado igual de tibia y anodina”.

Lo de Bullrich fue supremo, es fiel a sí misma: No tiró a ningún dirigente del Pro Córdoba por la ventana, ignorando cuidadosamente de hacer mención a una interna sembrada de falta de transparencia, apertura y hasta con denuncias de afiliaciones truchas compradas con bolsones de alimentos al mejor estilo pejota”, calificó.

Patricia deleitó a su audiencia con anécdotas de su trabajo como ministra, cuando hizo lo que muchos funcionarios del gobierno de Mauricio Macri no se animaron a hacer: Mantener sus decisiones y defender su programa de gestión capeando tormentas internas del Pro y externas como el caso Maldonado en donde defendió a capa y espada a la Gendarmería nacional, ya que ella necesitaba de ellos para dar seguridad a la población”, amplió.

Continuó su semblanza diciendo que “era notoria la incomodidad de Bullrich hacia el flamante presidente del Pro Córdoba, el monzoísta Javier Pretto, que se cansó de criticarla durante las internas ante quien lo quisiera escuchar y que ahora se pavoneaba exultante entre la concurrencia”, retrató.

Y aseveró: “A los presentes no les quedó claro que la Guerra Sin Cuartel que dio Patricia Bullrich cuando fue Ministra, la dará igual como Presidente del Pro Argentina: Prescindiendo de quienes sólo están concentrados en usar los espacios partidarios para acceder a cargos rentados sin proponer, siquiera hacer una mención, a los graves hechos de inseguridad que han ocurrido en Córdoba en los últimos meses, como asesinatos a vecinos en ocasión de robos”.

Los vecinos cordobeses siguen solos, reclamando por más seguridad ante el silencio cómplice de los legisladores oficialistas y de la oposición, siendo sus reclamos replicados exclusivamente por la prensa que no puede dejar de mostrar lo que los vecinos reclaman desde pasacalles colgados en toda la ciudad: Que el Gobierno, la Justicia y la Policía provinciales los protejan de los delincuentes”, concluyó.

Dicen que Pato pone los patitos en fila

Las quejas de quienes intentan dividir para reinar y los temores de quienes tienen una imagen estática de la vida partidaria, esgrimen que en un veloz gambito de dama, Bullrich habría hablado con los referentes de diversos partidos cordobeses dentro del espectro no kirchnerista (los del liberalismo, los que integraron alguna vez Cambiemos Córdoba, los que representan líneas internas del radicalismo y del pro, etc.) para absorberlos en una larga fila de patitos amarillos y obedientes. En realidad, Patricia ha tenido el criterio de sentarse a dialogar de manera plena, con dos oídos y una sola boca. Reconociendo a los dirigentes de espacios afines y la necesidad de tener en Córdoba instancias de diálogo constructivo.

La construcción en las coincidencias

El poder es un superbowl donde los de la tribuna quieren bajar a la cancha y en la cancha todos quieren batear, pero no a la pelota precisamente. La ley de cupo que en teoría las chicas no tenemos que defender nos viene bárbaro para dejar de ser las porristas y entrar a tallar en el equipo.

Pero en el juego de la silla lo preferente es tener algún sistema democrático para dirimir las candidaturas y un diálogo fecundo, que nos fortalezca en ideas.

El armado a dedo versus el diálogo de ideas

La misma exministra de Seguridad reconoce que ella está puesta a dedo de Macri por más que se desempeñe en el cargo con eficiencia. Ella validaría en las PASO su cargo y va sembrando y regando un diálogo en base a principios. De prosperar estas iniciativas, seremos beneficiados los dirigentes y los ciudadanos en general, porque lo que precisamente necesitamos es que prevalezcan las buenas ideas y la fortaleza para ganar las elecciones, para aplicarlas con sensatez y para funcionar armoniosamente pero sin censuras.

La verdadera oposición

Con mertiolate amarillo bajo el brazo, Bullrich intentará que comiencen a cicatrizar las heridas que dejó ese acuerdo interno: Es la primera bajada de la presidente del partido después de la inevitable y forzosa «unidad», carambola que dejó Javier Pretto como titular del PRO a nivel provincial”, explicitó el colega Juan Manuel González.

En esa conducción en la que hay una mayoría de dirigentes cercanos a Nicolás Massot, la diputada nacional Soher El Sukaría aparece como segunda vicepresidenta. La relación entre ella y «el Colorado» está actualmente congelada», confirmó el periodista.

«Mantiene diálogo con Mauricio, relación que se reforzó con la proyección que tuvieron sus discursos y posiciones desde que llegó al Congreso. Con Massot, no se habla, pero tampoco se enfrentaron abiertamente«, dice de ella un dirigente que talló en las negociaciones internas. El Sukaría mantiene el control de la estructura del Pro en la Capital” detalló.

Aunque Massot se encuentra enfocado en su candidatura a intendente de Tigre, mantiene el control remoto sobre dirigentes del Pro Córdoba: A ellos les pidió «moderación» en los discursos contra el Gobierno provincial, a los fines de «no espantar» a votantes del peronismo; según indicaron dos dirigentes cordobeses del partido”, deslizó.

Al mismo tiempo, Massot incide en la interna radical, en la que juega fuerte uno de sus socios históricos: Rodrigo de Loredo, quien va por la presidencia del centenario partido y con la mira puesta en la boleta de Diputados” narró.

Mauricio Macri quiere que esa lista la encabece Gustavo Santos, quien no se despegó de Bullrich… De la nutrida agenda de la exministra de Seguridad, Santos aprovechará el almuerzo con los empresarios para mostrarse como «un hombre del sistema«.

Tenemos que sincerarnos y dejar atrás la doble vara. La falsedad de quienes critican la dedocracia en el kirchnerismo pero saltan para estar donde el dedo señala, como cuando la flamante esposa tira el ramo y las chicas corremos y nos empujamos: Al arrebato cari’gato.

Y sinó… te canta la cubana:

Ay, no hay que llorar,
Que la vida es un carnaval
Y es más bello vivir cantando
Oh oh oh ay, no hay que llorar
Que la vida es un carnaval
Y las penas se van cantando


Fuentes: Testimonio de fuente off the record, LaPoliticaOnLine (Juan Manuel González).
Canción “La vida es un carnaval”, de Celia Cruz

Marcela Zadoff
Lic. en Letras Modernas de la Universidad Nacional de Córdoba. Redactora. Editora. Experta en Comunicación Institucional

Deja un comentario