Polémica y cacerolazo por la inminente llegada de médicos cubanos

“Hemos logrado tener una cantidad de casos baja y esta semana hemos tenido menos muertes que la semana anterior. El número de muertes también es bajo respecto a otros países”, señaló este lunes por la mañana el ministro de Salud, Ginés González García.

A la cuarentena total, se le suma el pedido de insumos sanitarios provenientes de China. Este lunes arribó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza el segundo vuelo de Aerolíneas Argentinas con 14 toneladas de materiales provenientes de Shanghai que permitirán estar preparados para cuando se de el pico de la pandemia, entre mayo y junio. Como si fuera poco, durante los últimos días trascendió que, para esa altura del año, el Gobierno habilitará el arribo de 202 médicos cubanos en un vuelo especial de la aerolínea Cubana de Aviación.

La mayoría de los profesionales que llegarán de Cuba y que desataron la polémica, serán destinados a la provincia de Buenos Aires donde el propio ministro de Salud de la Nación teme que se desarrolle una “situación inmanejable”.

La polémica negociación ya está cerrada y la decisión política ya fue adoptada. Solo resta que se instrumente el trámite administrativo a través del cual se formalizará una excepción especial para la llegada del vuelo en medio del cierre de fronteras dispuesto por el jefe de Estado como parte de las medidas de prevención ante el avance del coronavirus.

A diferencia del resto de las personas que llegan a la Argentina del exterior, los médicos cubanos no deberán cumplir con los 14 días de cuarentena obligatoria. Llegan con una declaración jurada avalada por el régimen castrista que garantiza que no registraron síntomas de COVID-19 y están sanos, en condiciones de prestar servicio en forma inmediata.

Desde la Confederación Médica Argentina (COMRA), sin embargo, manifestaron su descontento ante el inminente arribo de los profesionales de la salud de Cuba. En una carta dirigida al ministro de Salud Ginés González García, aseguraron que no es necesario traer personal médico desde Cuba. Además, hablan de un “descrédito” y de una “decisión apresurada”.

Con fecha de lunes 20 de abril, la carta firmada por el Presiente y el Secretario de Hacienda y Administración de COMRA (el Dr. Jorge Alberto Iapichino y el Dr. Jorge Alberto Coronel), a la que adhieren Federaciones y Colegios Médicos del resto del país, expone su contrapunto

“Ni ahora ni nunca, hemos opuesto reparo alguno al ejercicio de la medicina por parte de médicos extranjeros que quieran desempeñarse en nuestro medio, siempre y cuando cumplan con los mismos requisitos legales que se exigen a todos los médicos argentinos. Obrar en contrario, significa poner en riesgo la atención médica de los ciudadanos que, históricamente, confían en la calidad y seriedad de las capacidades obtenidas en su formación académica, y por otra parte, significa anular en la práctica los mecanismos de control por parte del Estado”, aseguran en el primer párrafo.

Por otro lado, aclaran que en Argentina hay suficientes médicos en cantidad y calidad para enfrentar cualquier emergencia. «Contamos con uno de los mayores índices de médicos por habitante del mundo”.

“Señor ministro, conocemos su trayectoria y admiramos su capacidad de gestión y consideramos que la Argentina, su gente y en especial sus médicos, no merecen padecer semejante descrédito por una decisión apresurada”, concluyen.

La decisión que desató la polémica

El Gobierno corrió el velo de misterio y polémica que intentó poner sobre el tema y confirmó que en los próximos días llegarán médicos cubanos para trabajar en el pico de la pandemia de coronavirus. El dato había sido revelado la semana pasada y había generado una gran polémica.

El ministro de Salud, Ginés González García, aseguró en una entrevista que la idea es que los profesionales de la salud que llegarán de la Isla “ocupen algún lugar del sistema” y permitan desocupar a los médicos más experimentados. Ante una pregunta de Antonio Laje en el canal América, el funcionario informó además que están trabajando con las universidades para que los médicos que están recibidos y aún no tienen título habilitante puedan sumarse a los equipos que trabajan en atender la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

“Actualmente hay entre 650 mil y 670 mil médicos. El 70% proviene de la universidad, por eso hay que cuidarlos muchísimo y por eso les estamos dando un incentivo económico. En un momento a donde a todo el mundo le decimos que no tiene que trabajar, a ellos no solo los hacemos trabajar, sino que los ponemos en una situación de riesgo”, desarrolló. Según anticipó este medio, la Cancillería habilitará el arribo de 202 médicos cubanos a la Argentina que llegarán al Aeropuerto de Ezeiza en las próximas semanas en un vuelo especial de la aerolínea Cubana de Aviación. La mayoría de los profesionales serán destinados a la provincia de Buenos Aires donde se cree que se desarrollará el escenario más complejo.

A diferencia del resto de las personas que llegan a la Argentina del exterior, los médicos cubanos de la polémica no deberán cumplir con los 14 días de cuarentena obligatoria. Viajarán con una declaración jurada avalada por el régimen castrista que garantiza que no registraron síntomas de COVID-19 y están sanos, en condiciones de prestar servicio en forma inmediata.

El plan de contingencia con médicos de la polémica isla caribeña generó polémica semanas atrás cuando comenzó a gestarse la idea que se instrumentará a fines de abril. Hay voces críticas que se preguntan si realmente es necesaria la llegada de los profesionales cubanos teniendo en cuenta que hay miles de médicos que están terminando sus residencias y podrían abocarse a trabajar en la pandemia. Dicen además que detrás de la supuesta misión sanitaria se intenta fomentar una construcción narrativa en torno a la supuesta excelencia médica de la Isla que se encuentra gobernada por una dictadura.

Dirigentes plantearon además en redes sociales un escenario más inquietante: “Si nos faltaba algo, eran los médicos/espías/comisarios cubanos”. Para fortalecer su idea, retuiteó un artículo del prestigioso The New York Times titulado: “Nicolás Maduro usó a médicos cubanos y a los servicios de salud para presionar a los votantes”.

La decisión provocó fuertes críticas de las asociaciones profesionales argentinas. Cuestionan la formación, la validación de los títulos y la decisión de que no hagan la cuarentena de 14 días tras arribar desde el exterior. Además, consideran que la prioridad es garantizar las medidas de bioseguridad para los médicos argentinos.

Polémica y cacerolazo por la inminente llegada de médicos cubanos 1
La Confederación Médica de la República Argentina llama a un cacerolazo
Edgardo Marano

Deja un comentario