Quilmes: Mayra Mendoza tiene coronavirus

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza,  dio positiva de COVID 19 , se encuentra en buen estado de salud y quedará cumpliendo el aislamiento, tal como lo indica el protocolo sanitario, de acuerdo a un comunicado dado a conocer por el municipio de la ciudad del sur bonanerense.

La funcionaria había quedado aislada por la mañana en forma preventiva después que el jueves le confirmaran que una asistente con quien tiene contacto estrecho y diario dio positivo de COVID-19.

Según el comunicado oficial, la dirigente del Frente de Todos se encuentra en buen estado de salud y se quedará en casa, cumpliendo la medida anteriormente mencionada.

“Como dijimos en más de una oportunidad, el virus no es culpa de nadie y cuidarnos es tarea de todos. Voy a mantenerme aislada durante un tiempo como indica el protocolo sanitario. Mientras tanto seguiremos trabajando desde casa por el bienestar de los vecinos y vecinas de Quilmes”, dijo.

Mendoza se realizó el hisopado cuando comenzó a sentir los primeros síntomas. Sin embargo, aseguró que se “siente bien”. De hecho, no se tomará licencia y continuará dirigiendo el municipio desde su casa.

Por otra parte, el jefe de Gabinete, Alejandro Gandulfo; los secretarios Cecilia Soler, Alejandra Pietro, Alberto de Fazio, Ángel García y Claudio Carbone; y otros colaboradores cercanos tendrán que mantener el aislamiento preventivo durante dos semanas, ya que forman parte de sus contactos estrechos.

Si bien Mendoza estuvo reunida este martes con Axel Kicillof y los intendentes peronistas de la tercera sección, miembros del gobierno provincial señalaron que el gobernador no se realizará el test debido a que la reunión fue 48 horas antes y ninguno presentaba síntomas.

Es la segunda vez que la intendenta de Quilmes es aislada por activación del protocolo sanitario. La primera vez fue el 18 de mayo, tras visitar las obras del Hospital Iriarte cuyo director, Daniel Abarquero, y otros médicos habían dado positivo justo después de esa recorrida. En ese caso, dijeron en su entorno, se sometió al hisopado que dio negativo. Lo mismo hizo el ministro de Salud de la provincia Daniel Gollán.

Quilmes es uno de los municipios con altos índices de contagio por coronavirus. En el último parte se informaron 6803 contagios, 3138 personas se recuperaron y ya son 91 los fallecidos. La tasa de letalidad alcanza al 1,34%.

Hasta el momento, los jefes comunales que se contagiaron coronavirus fueron Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; Néstor Grindetti, de Lanús; y Gustavo Menéndez, de Merlo.

Insaurralde fue quien padeció peores síntomas. Estuvo doce días internado, tuvo que recibir una transfusión de plasma que lo ayudó a combatir el virus y mejorar los tiempos de su recuperación. Grindetti y Menéndez continúan transitando la enfermedad pero aislados en sus casas.

Después del COVID-19 en Quilmes, ¿Qué pasa en CABA?

Con algunas dificultades comenzó a desarrollarse desde el miércoles pasado el estudio de seroprevalencia en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Los vecinos, cuyos domicilios fueron elegidos al azar por el propio Ejecutivo porteño, muestran cierta reticencia a dejar ingresar a sus hogares al personal encargado de realizar los estudios. El temor a sufrir cualquier tipo de delito por parte de falsos encuestadores pesa más que la presentación de la identificación que exhibe el personal sanitario encargado de realizar la toma.

Como se recordará, durante el transcurso de la cuarentena en varias oportunidades se conocieron casos de personas que actuando como falsos médicos intentaron cometer ilícitos en distintos puntos de la ciudad. Atentos a estas circunstancias y si bien la residencia seleccionada es notificada previamente por correspondencia, la Ciudad habilitó los teléfonos 4032-9145/9147/9101 para realizar cualquier tipo de consulta al respecto. Ante cualquier duda, también se recomienda consultar, por ejemplo, a fin corroborar la identidad del encuestador.

La Encuesta de Seroprevalencia Covid-19, llevada a cabo en forma conjunta por el Ministerio de Salud y la Dirección General de Estadística y Censos porteños, se realiza sobre un campo poblacional de 2.000 viviendas seleccionadas en todos los barrios de la ciudad y se prevé su finalización el próximo 7 de agosto.

El mismo relevamiento será repetido en agosto y septiembre, para poder hacer un análisis de la evolución en el tiempo. Es anónima y, según explicaban desde el Ministerio de Salud Porteño, no lleva más de 15 minutos. “El estudio consiste en una serie de preguntas en las que se estarán considerando edad, sexo y factores de riesgo de los entrevistados más una extracción de sangre a través de una punción de dedo, cuyo resultado se sabrá a los pocos días. En caso de ser positivo se invitará a la persona a hacerse un hisopado de manera gratuita que puede aceptar o no”, explicaban desde ese ministerio.

“Es un estudio de base poblacional, y es el primero en llevarse a cabo en una ciudad de América latina. El objetivo apunta a saber cuántos porteños generaron anticuerpos de coronavirus tras haber cursado la enfermedad asintomáticos o con síntomas leves y a partir de allí la inmunidad de la población frente al coronavirus, las dimensiones de la propagación viral, cómo evolucionó la infección en la ciudad y qué tipo de políticas públicas sanitarias pueden implementarse”, completaron desde la sede sanitaria porteña.

La Ciudad tiene una composición demográfica heterogénea en las distintas Comunas y lograr la representatividad de las personas evaluadas será clave para el éxito del estudio. Con esta información, además, se podrá saber cuántas personas superaron la enfermedad sin realizar algún tipo de consulta médica y que, por lo tanto, actuaron como “interruptores” de la propagación de los contagios en el ámbito porteño.

Esta metodología ya se utilizó entre el 6 y 10 de junio en el Barrio 31 de Retiro y se pudo comprobar que por cada caso confirmado, nueve personas más tuvieron coronavirus y no lo supieron.

El equipo que lleva a cabo estos estudios está conformado por treinta y tres enfermeros que fueron capacitados para la tarea. Para desarrollar el estudio, se utilizan los kits “CovidARG IgG” test ELISA, que fueron desarrollados recientemente por investigadores argentinos del CONICET y el Instituto Leloir, y cuentan con la aprobación de la ANMAT. Las muestras serán procesadas en el laboratorio de virología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Hospitales porteños suman kits de testeo rápido

La Ciudad inició los exámenes con el test Neokit-Covid-19, resultado de investigación de científicos argentinos, que ya comenzó a usarse en los hospitales públicos porteños Pedro de Elizalde, Santojanni, Pirovano y Muñiz. Se trata de 20 mil unidades y se suman a los test PCR y Ela ChemStrip, que ya se utilizaban en la detección del coronavirus. El nuevo equipo de testeo es mucho más rápido y más económico, según explicaron desde el Ejecutivo porteño.

En los próximos días se prevé su utilización en el Hospital Zubizarreta. La tecnología del nuevo test de diagnóstico es similar a la del PCR y detecta el genoma viral a partir de muestras clínicas tomadas por medio del hisopado. Tiene la ventaja de que brinda los resultados en menor tiempo y para hacerlo requiere de un equipamiento más sencillo. Esto se debe a que su visualización es colorimétrica, lo que permitió incluir nuevos laboratorios a la red que tiene el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Al poder tener estos test más rápidos pero en mucho más volumen, podemos seguir aumentando el testeo. En el análisis de las muestras se ganan dos o tres horas, lo cual ayuda mucho a tener el resultado más rápido y a darle cada vez más volumen al testeo”, dijo Horacio Rodríguez Larreta en la presentación del kit. “Continuamos con los Detectar, muy exitosos en los barrios vulnerables, donde tuvimos un brote muy grande hace un mes y medio y bajó”, agregó.

Edgardo Marano

Deja un comentario