Rebelión en la Granja, otra vez

George Orwell, en 1945, escribió Rebelión en la Granja, una pequeña novela, en donde los animales, impulsados por el maltrato del granjero deciden rebelarse y se adueñan de lugar. La nueva vida estará regida por los principios siguientes fijados sobre una pared:

  • Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
  • Todo lo que camina sobre cuatro patas, nade, o tenga alas, es amigo.
  • Ningún animal usará ropa.
  • Ningún animal dormirá en una cama.
  • Ningún animal beberá alcohol.
  • Ningún animal matará a otro animal.
  • Todos los animales son iguales.

Los cerdos, los más picaros, luego de varias luchas internas, logran imponerse, guiados por uno llamado Napoleón. Desde este momento todo volverá a ser igual o peor que antes.

Al iniciar sus negocios con los hombres del exterior, los cerdos comenzaron a usar ropas elegantes y a andar en dos patas

Y los principios se fueron alterando

  • Ningún animal dormirá en una cama con sábanas
  • Ningún animal beberá alcohol en exceso
  • Ningún animal matará a otro animal sin motivo

Finalmente, el último, por orden de Napoleón, será transformado en

  • Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros.

Las similitudes actuales me llevan a considerar el momento político argentino de hoy a la luz de esta alegoría

Tomaré, para hacerlo, el concepto de campo del sociólogo francés Pierre Bourdieu que me atrevo a explicitar del siguiente modo:

Campos son configuraciones o sistemas sociopolíticos de referencias espaciotemporales que se estructuran y desestructuran a velocidades variables y que se presentan como sistemas de fuerzas en donde una, la que sustenta la hegemonía, es la que estructura el campo y las otras, las que, al luchar contra ella, tienden a desestructurarla, en pos de una nueva.

Pienso que si partimos de este paradigma podemos elaborar con mayor claridad nuestras estrategias y tácticas políticas.

Si observamos el campo político y social argentino podemos afirmar, sin lugar a duda, que el populismo que hoy sustenta la hegemonía actúa en forma viral.

Recordemos que un virus es una forma de vida con cierto programa propio y que al introducirse en una células destruyen sus programas e introducen los propios y reproducen entes similares a ellos.

A modo de un experimento mental pensemos que nuestra Constitución Nacional es esa célula. Por desgracia podemos comprobar día a día que el gobierno actual va anulando los fundamentos que configuran un estado democrático.:

La propiedad privada ha dejado de ser un derecho para fundarse en otro que afirma: Donde hay una necesidad hay un derecho. Con lo cual se justifican las tomas de tierras. En un manual difundido por La Cámpora desde 2015 se mantiene la siguiente lógica:. El rico primero compra y escritura, luego construye y finalmente ocupa, El pobre, en cambio, primero ocupa, después construye y finalmente compra.

Desde las estructuras parlamentarias comprobamos como el señor Presidente, de un día para otro quita el porcentaje de una parte de la coparticipación de CABA para dárselo a la Provincia de Buenos Aires, reemplazando la funciones del Congreso.

En cuanto al sistema jurídico intentan implantar una ley que les garantice su impunidad promoviendo jueces a la medida de sus necesidades. Ya lograron desplazar a magistrados que están siguiendo procesos que imputan a la señora vicepresidenta.

En cuanto a la seguridad, allanaron la casa del expresidente alegando pretextos baladíes y los sucesos de la policía rodeando armada la quinta presidencial no es índice de nada bueno.

Lo ocurrido en la Cámara de Diputados, creo que no tiene parangón histórico, en donde los que están presentes el recinto no están y solo se reconoce a los que están en forma virtual.

Pero analicemos un texto muy difundido recientemente. No sin antes recordad que Herbert Marcuse en El Hombre Unidimensional, a partir de lo que él llama el lenguaje orwelliano, del cual ya hemos dado una muestra, describe el proceso, de cómo en las sociedades cerradas la palabras cambian hasta llegar a significar lo contrario de su significado original.

Y si nos atenemos a los principios establecidos por la historia conceptual, que estudia los procesos de formación y cambio de los conceptos en sus momentos específicos, podremos ver como se constituyen el código virar

El texto dice:

Sin embargo, la bancada macrista amenaza con paralizar el funcionamiento del Congreso de la Nación recurriendo nuevamente a los juzgados a buscar lo que no lograron conseguir en las urnas. Judicializan la política porque no aceptan las reglas del juego democrático.

Sobre él caben varias preguntas:

1) ¿Quiénes son los Macristas?

2) Apelar a los juzgados es una amenaza?

3) ¿Qué derechos da el ganar las elecciones?

Y finalmente

4) ¿Que es la democracia?

Aquí, los denominados Macristas, aparecen como u grupo insubordinado, que, debido a su fracaso electoral, intenta paralizar al gobierno apelando a prácticas antidemocráticas.

Pero no es así.

Dentro de las leyes vigentes en nuestro país es un derecho debidamente estipulado por la ley. Apelar a la Corte Suprema es el último recurso que tienen los ciudadanos para lograr justicia.

El ganar las elecciones da el derecho que otorga la Constitución para gobernar, pero de acuerdo con las normas estipuladas por ella. Lo cual quiere decir que el que gana no tiene el poder de hacer lo que se le antoja.

La democracia no es un concepto meramente cuantitativo sino es una forma de vida en sociedad cuyo principio fundamental es la igualdad ante la ley y se fundamenta en el hecho de que el hombre, por ser racional, tiene derechos a distintas formas de libertades, como son la libertad de pensamiento, la libertad de elegir a sus gobernantes y todas las libertades que están debidamente estipuladas en la Constitución.

Con lo dicho creo que son suficientes las pruebas para demostrar que nuestro sistema democrático está siendo minado por códigos totalmente ajenos a nuestros fundamentos como Nación y que nuestras instituciones se están transformando en meras cáscaras ocupadas por códigos extraños, sustentados por figuras virtuales, al mejor modo viral. Los sujetos promovidos son de dos tipos, aquellos que cuentan con los recursos argumentativos como para tratar de mostrar como democráticas las normas emanadas de órganos jurídicos, como el Consejo de la Magistratura, que fue previamente manipulado, en forma ilegal, con el simple propósito de trasladar a jueces que tienen a su cargo el enjuiciamiento de ciertas figuras.

El otro tipo de sujeto es el que se vale de personas que cuando hablan se destacan por la pobreza de su lenguaje y de pensamiento, personas que indefectiblemente usan frases hechas una y otra vez que demuestran su fata de formación para el cargo que ocupan o lo que es peor su total falta de respeto por el lugar, aunque sea virtual, como lo demuestra el caso del diputado Ameri. Pero estos dos tipos configuran en los lugares fundamentales la mayoría

Es notable como el término primigenio de democracia ha cambiado de significado hasta convertirse de un derecho en una práctica sediciosa de un grupo de fracasados. Es notable también como se intenta legitimar el nuevo significado con el mero triunfo electoral.

Ante estas circunstancias caben dos preguntas fundamentales: ¿Qué Hacer? ¿Cómo organizar nuestras acciones?

Se impone, pues, analizar los tiempos recurrentes de la política argentina.

Por un lado, observamos el ritmo vertiginoso del gobierno y por otro el ritmo que impone el tiempo electoral, puntuado por las elecciones de 2021 y 2023, al que supuestamente todos tendrán que ajustarse.

El primero ha sido comparado por Eduardo Menem, miembro del partido Peronista y perteneciente a una alineación contraria al grupo gobernante como la guerra relámpago llevada a cabo por Hitler.

El segundo, mucho más lento, está condicionado por lo impuesto por la ley con el fin de renovar las autoridades en todos los ámbitos del estado.

Las técnicas relámpago, acompañada con la posibilidad que le da tener sus sujetos instalados en las cascaras que configuran las instituciones del estado, le ha permitido al grupo gobernante los éxitos que ha obtenido.

Pero esto que aparece como una fortaleza todo poderosa, es en el fondo su talón de Aquiles.

La falta de coherencia en sus decisiones, remplazadas por deseos personales lo llevan a proponer cosas irrealizables, como es la reforma jurídica que ni siquiera pasó por el estudio del organismo encargado del presupuesto para saber si es o no posible y que es considerada por muchos un disparate. La ridícula acción de declarar inexistentes a grupos que estaban presentes en el recinto de diputados; la arbitrariedad del pasaje de fondos de un lugar a otro y que le hace perder la alianza con gobernantes dispuestos a colaborar con el gobierno; la impasibilidad de la justicia ante las tomas de tierras; la falta de medidas económicas, que lejos de dar soluciones a aquellos que dice defender, crea cada vez más desocupación que va acumulando un malestar cada día más extenso en distintas capas sociales; la prepotencia en el trato de la señora vicepresidenta y la decadencia moral que denotan algunos sujetos ya instalados en el poder. Todo esto hace que la sensación de anomia se vaya instalando en la mente de los ciudadanos y hace que en el día a día emerjan manifestaciones espontaneas en todo el país, a lo que debemos agregar El deterioro de la imagen presidencial, a quien se lo ve como un títere, es a pesar de la tesis de Guillermo Moreno, a quien el presidente calificó de patotero, que sostiene que el fracaso del gobierno se debe solamente a Alberto Fernandez, quien gobierna solo. y esto se debe a que es un neoliberal. Y por lo tanto no es un fracaso del peronismo. Lo que habría que hacer es el reemplazo por una figura del auténtico peronismo. ¿La señora Vicepresidenta acaso?

A pesar de que el argumento es sofistico dado por una figura recalcitrante como Moreno, hay, no obstante, el reconocimiento de los mismos aliados de un fracaso muy profundo.

Una pregunta sugestiva es qué hará el régimen en adelante. O que es lo mismo, que tratar de pensar de un modo conjetural las distintas posibilidades que tiene.

Partamos que lo que más le conviene al gobierno es que la correlación de fuerzas se mantenga como hasta ahora. Sin embargo, el deterioro es muy evidente. ¿Como presentarse a la contienda electoral en donde puede perder?

Eduardo Duhalde opinó que habrá un golpe de estado, aunque luego se rectificó, pero anunció que una figura del ejercito le había a comentado esa posibilidad. Si bien el ejercito hace mucho que no interviene en nada. Y ya que estamos haciendo conjeturas tenemos que considerarla.

Otra posibilidad es tratar de retardar lo más posible ese momento, apelando a la pandemia o justificando esa decisión con algún suceso grave como bombas, incendios o crímenes para justificar el estado de sitio.

También se puede contar con el reemplazo del presidente por una figura más aceptable y peronista, como afirmaba Moreno

También tenemos que contar con la renuncia de la señora vicepresidenta

Veamos ahora las posibles alternativas de la oposición, Una sería pensar, como en los viejos tiempos, en organizarse fortaleciendo los organismos partidarios con afiliados y personas capacitadas pensando en instalarla en el gobierno.

La oposición al gobierno tiene dos características: Una, la inorgánica, que se manifiesta espontáneamente en la calle protestando por los motivos que las convocan en los lugares específicos o utilizando la red en forma individual; otra la orgánica ejercida por partidos políticos que pueden actuar en las cámaras del Congreso Nacional, en los provinciales o en los concejos deliberantes municipales

Ambas, sin embargo, tienen una característica común, actúan fragmentadamente,.

Protestan, sin dejar ningún redito organizativo, como es la manifestación callejera o ejercen su voto en lugares copados por una mayoría que se les impone.

Pienso que los partidos políticos democráticos deben llevar una doble acción: una fortalecer sus estructuras internas, captar la mayor cantidad de afiliados y preparando figuras capaces de gobernar, como si el tiempo electoral fuera factible. otra trabajando para formar una alianza de todas las fuerzas democráticas que pueda vertebrar el descontento que crece día a día. Convocar para ese frente figuras relevantes de todas las áreas. Se hace necesario realizar actos públicos multitudinarios, huelgas, cacerolazos y todo tipo de acción que reafirme en la gente la voluntad de cambio y que le demuestre al populismo gobernante su fracaso.

El desastre económico y el aumento de los afectados por la pandemia, hacen que la necesidad de una reacción positiva sea más que urgente.

La Constitución Nacional establece que todos los argentinos somos iguales ante la ley. No dejemos que algunos, al modo del Napoleón orwelliano, sean más iguales que otros.

Agustín Romano: filósofo; ensayista; conductor de programas culturales en radio; teórico de la literatura, autor de Para una Teoría Estocástica del Relato, Antígona y la Verdad, “Nietzsche y la Asunción poética del mundo, Automatón y Tiche en Aristóteles, Belgrano o lo que se cifra en el nombre, etc. Permanentemente dicta cursos sobre filosofía y literatura, es miembro del partido Mejorar

Agustín Romano
Filósofo; ensayista; conductor de programas culturales en radio; teórico de la literatura, autor de Para una Teoría Estocástica del Relato, Antígona y la Verdad, “Nietzsche y la Asunción poética del mundo, Automatón y Tiche en Aristóteles, Belgrano o lo que se cifra en el nombre, etc. Permanentemente dicta cursos sobre filosofía y literatura, es miembro del partido Mejorar

Deja un comentario