Recortes: Italia y Uruguay dan el ejemplo en plena pandemia

La Cámara de Representantes de Uruguay tendrá un ahorro anual de 3,4 millones de dólares (143.000.000 pesos uruguayos) gracias a diferentes recortes que fueron anunciados en las últimas semanas. Esto incluye tanto la eliminación de las partidas de prensa y fotocopias para los legisladores, como la reducción del 51% de las vacantes que se generen y la decisión de que no se financien más las botellas de agua mineral para los gobernantes.

A este número hay que sumarle más de un millónes de dólares del rubro inversiones que la Cámara de Diputados decidió dejar en manos de Rentas Generales. Esta es una contribución única -no es anual como las otras.

Tampoco está sumado a todo ésto el dinero que se genere por la limitación del pago de jornales por licencia a los legisladores. Cuando uno pedía licencia durante una sesión se pagaba un jornal a cada suplente que participaba. Si eran tres lo que lo hacían se abonaban tres. Este cambio implica que tan solo se paga un jornal. El tiempo dirá cuánto se logrará ahorrar.

Lo que sí se sabe es que desde el 2015 a la fecha la Cámara de Diputados gastó 3,5 millones de dólares en estas licencias.

Toda esta batería de recortes fue impulsada por el presidente de la Cámara, Martín Lema, en el marco de un plan de austeridad que el gobierno impulsa a nivel global dentro del Estado.

Italia aprobó recortes en 345 bancas el Senado y la Cámara de Diputados

Italia aprobó en un referéndum la reducción del número de parlamentarios, una reforma histórica que recortará en un tercio los escaños del Congreso.

El “” ganó con entre 60 y 64% de los votos, frente al 36-40% logrado por el “no”, según sondeos a boca de urna realizados por la televisión pública RAI.

El número de diputados y senadores pasará de 945 a 600 en la próxima legislatura, una promesa electoral del Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema).

Es un resultado histórico. Vamos a tener un Parlamento normal y con menos privilegios”, declaró satisfecho Luigi Di Maio, actual canciller y entre los líderes del M5E.

Se abre una temporada de reformas”, afirmó por su parte Nicola Zingaretti, líder del Partido Democrático (PD, centroizquierda).

Italia tiene el segundo parlamento más grande de Europa, detrás del Reino Unido (alrededor de 1.400) y por delante de Francia (925).

Se trata de una buena noticia para el gobierno liderado por Giuseppe Conte, quien espera resistir en las elecciones celebradas el domingo y lunes en siete regiones, entre ellas Toscana y Apulia.

Hacia la derrota de la derecha

Tras un empate técnico en los sondeos a la salida de las urnas, la extrema derecha italiana se encaminaba pocas horas después del cierre de las urnas hacia una derrota en las elecciones regionales de Toscana, bastión “rojo”, cuya pérdida hubiera podido afectar la estabilidad del gobierno liderado por Conte.

El candidato de izquierda en esa región del centro-oeste de la península, Eugenio Giani, se atribuía el 47,2% de los votos, frente al 40,8% de Susanna Ceccardi, candidata de ultraderechista Liga de Matteo Salvini, según las primeras proyecciones basadas en el conteo de las papeletas.

En Apulia, Raffaele Fitto, eurodiputado del derechista partido Hermanos de Italia, que fue presidente de la región hace quince años, alcanzó el 39,1% mientras el presidente saliente de izquierda, Michele Emiliano, obtuvo el 47%, según las primeras proyecciones.

Más del 54% de los italianos participaron el domingo y lunes en las primeras elecciones celebradas tras la pandemia de coronavirus.

La votación comenzó el domingo por la mañana y terminó este lunes a las 15 y se llevó a cabo respetando un estricto protocolo de seguridad debido al aumento de los nuevos casos de coronavirus en el país.

Seis regiones –cuatro en poder de la izquierda (Toscana, Campania, Apulia y Las Marcas) y dos de derecha (Liguria y Véneto)– eligieron a sus presidentes.

El resultado electoral contaba mucho para el gobierno, que debe presentar en Bruselas su plan nacional de reactivación frente a la pandemia.

Italia está gobernada por una coalición formada hace un año entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema) y el Partido Democrático.

Centroderecha y extrema derecha formaron un frente común con candidatos únicos para tratar de apoderarse de regiones gobernadas por la izquierda.

Cambio de panorama

Un escenario catastrófico para el gobierno sería que la derecha ganara tres de las cuatro regiones que actualmente están en poder de la izquierda (Campania parece fuera de peligro). La derecha ya dirige 13 regiones italianas y la izquierda 6.

Toscana era la más codiciada, tanto por Salvini como por el exjefe del gobierno Matteo Renzi (por el Partido Demócrata), quien lleva un año intentando resucitar políticamente con su formación, Italia Viva.

Si se confirma la victoria en Toscana, una región conocida por su buen funcionamiento y hasta ahora poco inclinada por el populismo, así como en Apulia, el gobierno lograría sus objetivos: Mantener sus regiones y reducir el número de parlamentarios.

Rivalidad entre la ultraderecha

Las elecciones regionales han medido también la popularidad de los líderes de la extrema derecha, rivales entre ellos.

En Apulia y Marcas la coalición de derecha optó por candidatos de Hermanos de Italia (ultraderecha).

Francesco Acquaroli, criticado el año pasado por haber participado en una cena de nostálgicos de Mussolini, se postula en las Marcas, región que nunca ha estado en poder de la derecha.

La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, cuya popularidad aumentó en los sondeos, obtendría una doble victoria si sus candidatos ganan, pues eclipsaría a su rival Matteo Salvini.

En Véneto es casi segura la reelección del actual presidente, Luca Zaia, miembro histórico de la Liga.

También se espera que la derecha mantenga Liguria, única región donde M5E y PD han logrado ponerse de acuerdo sobre un candidato.

Además de los más de 18 millones de votantes de siete regiones, los 46 millones de votantes italianos se pronunciaron a favor de la reducción del número de parlamentarios.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario