Ricardo Jaime aceptó su enriquecimiento y acordó cuatro años de cárcel

El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime acordó este lunes con la fiscal de juicio Gabriela Baigún una condena de cuatro años de prisión, una multa de 12 705 830 pesos y el decomiso de un barco, seis inmuebles y dos autos, para evitar el juicio oral y público en cuatro causas en las que es investigado.

El convenio también incluye a otros 16 imputados, por el momento es de palabra y será firmado en los próximos días para hacerse oficial. El acuerdo es por cuatro causas: dos por malversación de fondos, una por enriquecimiento ilícito y la otra por corrupción en el Belgrano Cargas.

Entre la multa económica -de $ 13 millones- y los bienes materiales decomisados, la suma que deberá abonar en concepto de multa ronda los 40 millones de pesos. Cuando se firme el acuerdo, será a cambio de reconocer la culpa, es decir que Jaime terminará reconociendo que durante su gestión en la Secretaría de Transporte se enriqueció de manera indebida.

Además de los cuatro años de prisión, estará inhabilitado en forma perpetua para ocupar cargos públicos y se le unificará la pena, teniendo en cuenta los ocho años de prisión a los que el exfuncionario ya había sido condenado por la tragedia ferroviaria de Once.

El acuerdo entre la fiscal y los imputados para abreviar el juicio se puede celebrar si todos los acusados aceptan. Hasta ahora Manuel Vázquez, uno de los testaferros de Jaime que debe ir a juicio oral y público, no acordó con la fiscal. Dice que no tiene dinero para pagar la multa a pesar de que, por ejemplo, vive en una casona en Acassuso, que en el último blanqueo puso a nombre del único de sus hijos que no está relacionado con los casos de corrupción vinculados a Jaime. Su hijo Julián Vázquez también está imputado y deberá pagar una multa.

En el juicio que iba a comenzar en el Tribunal Oral Federal 6 se juzgará el enriquecimiento ilícito, una defraudación en el Ferrocarril Belgrano Cargas, el uso de dos autos del Estado por parte de Jaime y la millonaria compra de trenes chatarra en España y Portugal. Todos casos de corrupción en el área que manejó Jaime entre 2003 y 2009.

La fiscal intenta abreviar los primeros tres tramos del juicio. Uno de los imputados en el caso de los autos es Claudio Uberti, quien también podría acordar la admisión de la responsabilidad, una condena y el pago de una multa para abreviar el juicio oral y público.

El caso de los trenes chatarra será el único en el que habrá juicio si prospera el acuerdo que busca Baigún y que si se concreta terminará con Jaime condenado a pena de prisión y un poco menos rico: se comprometió a pagar las multas que están relacionadas con sus actividades ilegales y con las de sus seres queridos.

Edgardo Marano

Deja un comentario