Río Negro: lo que se preveía que iba a pasar, pasó…

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro denunció un «presunto desvío de fondos» sobre prestaciones «que se han sacado de la órbita social de PAMI«, con recursos que provienen del aporte de jubilados y activos, que serían utilizados para sostener programas en distintos barrios que nada tienen que ver con los beneficiarios de la obra social, «sino con manejos políticos en el territorio».

ATE bloqueó las entradas de la sede General Roca desde las primeras horas de este martes y voceros de los estatales apuntaron contra los funcionarios locales, Diego Mel y Daiana Neri. «No han dado respuesta a esta situación, perjudicando gravemente el funcionamiento de los centros de jubilados», advierten voceros del gremio.

“Mientras que en otras provincias las oficinas de PAMI se encuentran acondicionadas para una posible vuelta, con mamparas de acrílico y medidas de protección personal para los trabajadores, en Río Negro lo único que ha llegado, tras meses de pandemia, es alcohol en gel de pésima calidad”, indicó Romeo Aguiar, delegado de ATE en el Programa de Atención Médica Integral (PAMI).

Para el sindicato, la falta de medidas de protección atenta contra la salud de los trabajadores y de la población más vulnerable, que son los jubilados que requieren el servicio. “Si no se acondicionan en estos espacios se van a transformar en grandes centros de contagio”, completó Aguiar y señaló que desde ATE no se descarta endurecer las medidas. En este marco, detalló las presiones que existen mediante la resolución 520 para que el personal vuelva a trabajar, mientras aún no se han cumplido los protocolos que indica el mismo PAMI para que puedan hacerlo: además de la falta de mamparas y elementos de seguridad, no hay termómetros láser ni líneas de distanciamiento, entre otros faltantes.

Asimismo, ATE señala el destrato que viven los centros de jubilados y áreas sociales con la quita de programas, como denunció semanas atrás el Frente Previsional: los centros de jubilados no han recibido los $15.000 mensuales de marzo, abril ni mayo, destinados a cubrir gastos fijos como la luz y el agua, desde la suspensión del programa Probienestar.

Personal del sindicato constató que los centros de jubilados «mueren lentamente», ya que, además del monto correspondiente a la ayuda solidaria para el sostenimiento de cada centro se debe, y se reclama «el pago urgente de enfermería, masoterapia y pedicuros; el pago a los talleristas que brindan canto, baile y yoga entre otros que en estos momentos lo están haciendo de manera online y la entrega en tiempo y forma de la leña a los centros de jubilados en la línea sur».

En este sentido, el gremio denuncia la intervención de hecho que se está llevando a cabo en el área social, en cada uno de los centros de jubilados, con la utilización política de muchos de los programas que antes abordaban los agentes que constituyen este área. Los trabajadores han quedado relegados de sus tareas y están sufriendo un destrato de las autoridades que, con los recursos, hacen política junto a los intendentes de cada una de las localidades rionegrinas.

Sobre este tema, las autoridades en la Provincia tampoco han dado respuestas al reclamo y la ineficiencia comienza a ser una de las principales características de la nueva gestión en la obra social de los jubilados.

ATE Río Negro denunció contagios de coronavirus en PAMI y pide cerrar la delegación General Roca

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) denunció que hay trabajadores del PAMI contagiados de COVID-19 en la provincia. Ante la gravedad del hecho, pidió testeos a todos los trabajadores y el cierre de la delegación provincial en General Roca.

Además, demanda que se alerte a las familias de todos los jubilados que asistieron estos días a la obra social para que se pongan en contacto con sus médicos y presten atención a los síntomas que puedan presentarse.

El sindicato, desde hace tiempo, estaba demandando elementos de protección personal para los empleados del organismo y la instalación de mamparas de acrílico en los puestos de atención al público de los Centros de Atención Personalizada (CAP) y la Unidad de Gestión Local (UGL) en Río Negro.

Sin embargo, hasta el momento no hubo respuesta al pedido que fue realizado en tres oportunidades, teniendo en cuenta que el instituto atiende a la población de mayor riesgo.

“Pedimos seriedad para afrontar esta pandemia de parte del instituto. Si no se avanza de manera inmediata tanto en las UGL como en el resto de las agencias con la compra de insumos y la colocación de mamparas en cada box de atención, las oficinas podrían transformarse en centros de contagio masivos durante el invierno”, señaló Romeo Aguiar, delegado de ATE en PAMI.

A pesar que se planificó que la cuarentena debía servir para que el sistema sanitario logre una mayor capacidad de respuesta y los organismos del Estado se preparen para su atención habitual, «en el PAMI no se ha invertido en la compra de elementos de primera necesidad para proteger a empleados y beneficiarios, es decir, alcohol en gel y jabón para el lavado de manos, elementos para la adecuada higiene respiratoria, desinfección de superficies y ventilación de ambientes», sostiene el comunicado del gremio.

En este marco, ATE también vuelve a demandar los elementos que establece el ministerio de Salud de la Nación en dependencias públicas, entre ellos, material informativo sobre la higiene de manos y apropiada higiene respiratoria o manejo de la tos ante la presencia de síntomas de una infección respiratoria.

Edgardo Marano

Deja un comentario