Rosario: investigarán la convocatoria del cacerolazo del 7M

«No nos van a callar», es el lema con el que convocan por redes sociales a un un cacerolazo para este jueves 7 de mayo «contra el Gobierno» de Alberto Fernández. Luego de la última protesta por la liberación de presos, esta manifestación reclama por la situación económica que atraviesa el país por el confinamiento y la imposibilidad de trabajar. Por el caso, un fiscal de Rosario inició una investigación por «posible comisión de apología del crimen».

El fiscal Gustavo Ponce Asahad inició la investigación luego de una presentación realizada por la presidenta de la Asociación de Víctimas de Trolls, Guendy Palazzini, a raíz de la circulación en redes sociales a una convocatoria de movilización, según denunció, a incumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

«Uno tiene que hacer una ponderación de bienes jurídicos, hoy en esta situación de pandemia el bien jurídico vida-salud está por encima de la libertad ambulatoria. Lo que arroja la investigación, hasta este momento, es que están convocando a la marcha militantes y simpatizantes de Cambiemos y de la señora (Elisa) Carrió», explicó Ponce Asahad, y aclaró que eso «no significa» que lo hagan los referentes políticos.

El informe preliminar indica que «la primera publicación en Twitter se realizó el 28 de abril y en Facebook el 1º de mayo» y «son compartidas y promocionadas por grupos que representan a facciones opositoras al gobierno y por personas en cuyos perfiles en las redes sociales expresan clara postura de oposición a la decisiones políticas actuales».

«Es una actitud criminal, porque se expone la salud de la gente», consideró el fiscal, quien adelantó que la Policía actuará en caso de que entienda que existe una violación al decreto que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio a causa de la pandemia.

Desde Twitter y bajo el hashtag #SePudreTodo, diversas cuentas difundieron flyers e instrucciones para protestar hoy. «Volvemos a las calles. En todas las esquinas del país. Revolución del barbijo», expresaron algunos. Piden mantener la distancia social y hacerse escuchar mediante las cacerolas para expresar la disconformidad con la conducción de Alberto Fernández. De todas formas, los organizadores explican que también pueden «cacerolear» desde los balcones.

Previo a la investigación impulsada en Rosario, el Gobierno acusó al macrismo por los cacerolazos

La segunda semana de cuarentena comenzó agitada para el gobierno nacional. Mientras mantiene altos niveles de aprobación por su respuesta ante el coronavirus, el presidente Alberto Fernández empezó a recibir los primeros cruces por el parate económico que genera el aislamiento obligatorio. Después de criticar a los especuladores, el jefe de Estado tildó de «miserable» a Paolo Rocca por los despidos en Techint. «Tanta plata has ganado a lo largo de tu vida tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo hermano, ¡esta vez colaborá!», reprochó este lunes 30 de marzo en una entrevista radial. Ese mismo día, media hora después del ya tradicional aplauso de las 21 a los médicos que luchan contra el covid-19, se produjo el primer «ruidazo» para reclamar que los políticos recorten sus salarios.

En el oficialismo creen que «todo tiene que ver con todo», como suele repetir Cristina Kirchner: los dirigentes del Frente de Todos vincularon la protesta con las críticas de Fernández a Rocca. Algunos fueron aún más allá y denunciaron una campaña en redes instalada por un supuesto call center opositor para minar al Gobierno en plena pandemia. Es el caso de Leandro Santoro, que culpó específicamente al PRO y desvinculó al radicalismo y al espacio de Horacio Rodríguez Larreta, justo en épocas de buena sintonía entre el jefe de Gobierno porteño y el Presidente.

«No tengo ninguna duda que fue gestionado por la oposición. El momento elegido, además, fue después de las declaraciones de Alberto sobre Techint», explicó el legislador porteño y asesor presidencial ad-honorem. En diálogo telefónico con este medio, Santoro vinculó su teoría con los flyers que se difundieron en redes sociales para convocar la protesta: «Estaban orientados solamente a los políticos del Gobierno y no a los políticos en general».

Según el dirigente de origen radical, la economía en general se verá afectada por las medidas tomadas para combatir el coronavirus, por lo que apoyó la idea de reducir el salario de los políticos y funcionarios. Sin embargo, consideró que «no es necesario» abrir este debate «en el medio de una pandemia donde está todo el mundo tratando de construir puentes y con un gesto súper poderoso de Alberto y Larreta tratando unificar posiciones».

«De hecho yo lo saco al larretismo de esta estrategia, inclusive saco al radicalismo. Es el sector más radicalizado del PRO. Patricia (Bullrich) es una de las que agitó en Twitter. No tengo duda que hay una diferencia entre Larreta y ellos», agregó Santoro.

La exminstra de Seguridad del gobierno macrista, que apoyó el reclamo desde sus redes sociales luego del primer «ruidazo», descartó la acusación de plano: «En mi Twitter yo no incité absolutamente nada yo planteo las medidas económicas que tiene que hacer el Gobierno porque hoy el país está parado». Además, consideró que las acusaciones del oficialismo sobre supuesta operación para realizar el cacerolazo «es una teoría típica conspirativa».

«El cacerolazo es contra todos. Sería bastante estúpido y ridículo hacernos un cacerolazo contra nosotros mismos. No veo ninguna operación, ni nosotros tuvimos nada que ver con el cacerolazo, al revés, cualquiera que hoy está en un cargo público lo siente contra él. No me parece coherente que nosotros podamos organizar algo en contra de nosotros mismos», explicó.

La presidenta del PRO defendió el proyecto para recortar el salario de los integrantes de los tres poderes del Estado: «Estamos de acuerdo que hay que hacer un sacrificio, un gesto de solidaridad de los tres poderes. Hay dos gobiernos de Cambiemos que ya lo han hecho (Corrientes y Mendoza), hay intendentes, concejales y diputados provinciales que lo han hecho en sus ámbitos pero el Ejecutivo nacional no ha tomado las medidas adecuadas». «Lamentablemente no las ha tomado y nosotros le pedimos que las tome», reclamó.

Edgardo Marano

Deja un comentario