Rusia: Diputados aprobó un proyecto de ley de inmunidad judicial a Putin

La cámara de Diputados de Rusia aprobó este martes un proyecto de ley que garantizará la inmunidad judicial vitalicia a los expresidentes, en una medida que parece hecha a favor del actual mandatario Vladimir Putin.

Según el texto, sancionado en primera lectura y cuya adopción definitiva no deja lugar a dudas, una persona que haya sido presidente, “no puede ser objeto de una causa criminal o administrativa, ni tampoco ser detenido, registrado o interrogado”.

Esta inmunidad, que también se acordará a la familia de todos los expresidentes rusos, ampara de igual manera a su patrimonio inmobiliario, sus medios de transporte y comunicación y a todos los documentos que le pertenezcan, según el proyecto, presentado por un senador y un diputado que son miembros del partido en el poder Rusia Unida.

Un exmandatario sólo podría perder su inmunidad si es acusado de traición o de otro crimen grave y si estas acusaciones cuentan con el apoyo del Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y dos tercios de los diputados de la Duma, la cámara baja del Parlamento, y de la misma cantidad de senadores.

Este proyecto de ley hizo que aumentaran los rumores sobre una salida del poder de Putin, de 68 años, pero el Kremlin los desmintió, diciendo que el presidente gozaba de buena salud.

En los últimos días comenzó a circular una noticia que generó un fuerte impacto. El diario británico The Sun informó que Putin tendría una enfermedad neurodegenerativa y evaluaría dejar el poder en 2021, influido por su entorno más íntimo. El periódico, uno de los más populares del Reino Unido, publicó la información luego de consultar a fuentes cercanas con el mandatario, cuyo círculo íntimo lo empuja a preservar su salud por sobre los intereses políticos.

El futuro del presidente ruso, de 68 años, fue objeto de una creciente especulación en Rusia después de que el destacado académico y crítico del Kremlin, el profesor Valery Solovei, sugiriera que el líder sufría de Parkinson y que su familia lo había instado a retirarse en el año próximo. Quien más le insistiría para que abandonara los hilos del país sería su glamorosa excompañera, la gimnasta rusa Alina Kabaeva, de 37 años.

De acuerdo a observadores que analizaron los pasos del líder ruso en los últimos meses, vieron rasgos que podrían coincidir con la enfermedad de Parkinson, un mal que afecta la conexión neuronal con los músculos del cuerpo, lo que se traduce en movimientos incontrolados por parte del paciente. Las imágenes recientes del presidente ruso muestran que sus piernas parecen estar en constante movimiento. Además, notaron que cada vez que se sienta parece sentir dolor y tenía que ayudarse agarrándose de los apoyabrazos, de acuerdo al medio británico.

Por ahora, solo hay un expresidente de Rusia, Dmitri Medvedev, que dirigió el país entre 2008 y 2012, cuando, debido al límite del número de mandatos consecutivos, Putin tuvo que dejar la jefatura del Estado y pasó a ser primer ministro.

Tras el retorno de Putin al Kremlin, en mayo de 2012, Medvedev se convirtió en su primer ministro y en dirigente de Rusia Unida. Presentó su dimisión en enero de 2020 y fue nombrado vicepresidente del Consejo ruso de seguridad, dirigido por Putin.

En estos últimos años, Medvedev fue blanco de varias investigaciones anticorrupción llevadas a cabo por el líder opositor Alexéi Navalni, que le acusa de haber recibido sobornos de oligarcas y de dirigir un imperio inmobiliario.

Inglaterra asegura que el Presidente de Rusia abandonaría el poder

La noticia comenzó a circular en las primeras horas del viernes. Vladimir Putin, presidente de la Federación de Rusia tendría una enfermedad neurodegenerativa y evaluaría dejar el poder en 2021. El diario The Sun, uno de los más populares del Reino Unido, tomó la iniciativa de difundirlo en base a declaraciones del entorno más cercano al mandatario, quienes le recomiendan que atienda su propia salud como prioridad por sobre su vida política.

Son notorias varias señales de su lenguaje corporal relacionadas con el mal de Parkinson, entre otras, es frecuente ver cómo Putin intenta ocultar sus manos, ya sea en los bolsillos de sus abrigos o sujetándolas entre sí. Sus dedos se muestran contraídos, todos posibles síntomas del padecimiento. La especulación creció en los primeros días de la semana cuando se redactaron leyes para convertirlo en senador vitalicio cuando renuncie, algo impensado en sus 20 años de poder. De esta manera, Putin tendrá inmunidad parlamentaria de por vida y ninguna denuncia podría afectarlo.

Solovei, un crítico del Kremlin pero quien conoce a fondo sus secretos dijo: “Hay una familia que tiene una gran influencia en él. Putin tiene la intención de hacer públicos sus planes de entrega en enero«. El académico predijo que el presidente pronto nombraría un nuevo primer ministro que sería preparado para convertirse en su eventual sucesor.

Putin y el Parkinson

No es la primera vez que se habla sobre Putin y su posible enfermedad neurodegenerativa. En 2015 las especulaciones crecieron por su forma rígida de caminar y porque mantenía uno de sus brazos pegado al cuerpo, sin moverlo. En esa oportunidad, el Kremlin intentó despejar las dudas diciendo que se trataba de su marcha marcial aprendida en sus años como espía de la KGB. Sin embargo, aquellas explicaciones no convencieron a quienes veían un supuesto deterioro en la salud del líder ruso.

Por entonces, los médicos mencionaron un “manual de entrenamiento de la KGB”, en el que se instruye que los espías deben caminar con la mano derecha pegada al pecho para poder desenfundar el arma en una fracción de segundo. “Encontramos otros ejemplos de una oscilación mínima de un brazo vinculada al manejo de las armas: En los vaqueros de las películas del oeste”, agrega el estudio.

Sin embargo, un balanceo de brazos asimétricamente reducido es una característica clásica del Parkinson y puede manifestarse en “sujetos clínicamente intactos con una predisposición a desarrollar más tarde” la enfermedad, según informa el prestigioso medio British Medical Journal del Reino Unido.

Este viernes, de acuerdo al diario DailyMail, el Kremlin desmintió la versión ofrecida por el diario inglés que ya replicó en varias agencias del mundo y en los Estados Unidos. El portavoz y subjefe de gabinete, Dmitry Peskov, insistió en que Putin se encontraba en “excelente salud” y desestimó las afirmaciones del Parkinson como “una completa tontería”. Cuando se le consultó si el presidente planeaba dimitir en un futuro próximo, como había sugerido Solovei, Peskov respondió que no, según la agencia Reuters.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario