Santiago Cafiero le habló al personal de salud y atacó a los que marcharon

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se refirió a la marcha del pasado 17 de agosto, convocada a través de redes sociales contra algunas decisiones del Gobierno, que resultó multitudinaria pese a las advertencias del riesgo de contagios a causa de la aglomeración de personas. El funcionario pidió perdón a los trabajadores de la salud «por no haber logrado evitar que la oposición buscara otra manera de protestar».

Santiago Cafiero se disculpó así con «los médicos y las médicas, enfermeros y enfermeras, y a todo el personal esencial que está poniendo el cuerpo todos los días» (SIC), luego de que en horas de la tarde del pasado lunes se realizaran concentraciones masivas de gente en los principales puntos de la ciudad de Buenos Aires y en otras capitales del país, en un momento que el gobierno considera crítico y con el desgaste del sistema de salud tras cinco meses de cuarentena a causa de la pandemia de Covid-19.

Asimismo, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero destacó que «nuestros compatriotas se están cuidando y no porque apoyen al Gobierno», sino, explicó, porque «saben que esta pandemia es grave», declaró.

Para Santiago Cafiero, esa ciudadanía que tomó conciencia del coronavirus «no aparece en los canales de televisión, ni en las coberturas de los diarios principales». «Insisto, no son ni oficialistas ni opositores, son argentinos y argentinas que entendieron que el único remedio que tenemos hasta que tengamos la vacuna es minimizar la circulación», expresó el dirigente.

En ese sentido, destacó que una vez que el peligro de la enfermedad pase, «muchos argentinos vamos a poder decir que promovimos la solidaridad y que honramos la memoria de los muertos por esta enfermedad», entre los que habrá «hombres y mujeres de todo el país y de todos los partidos», dijo. Y subrayó su punto de vista personal: «Pero también habrá una minoría que no va a poder decir esto cuando mire a los ojos a sus hijos».

En la misma línea de Santiago Cafiero, se expresó el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, en sus redes sociales, quien consideró que parte de la sociedad «no valora el esfuerzo» que está haciendo el personal de salud abocado a la pandemia. «Me entristece que parte de nuestra sociedad no comprenda el daño que le puede hacer a otros y otras con este tipo de expresiones. No valoran el esfuerzo que el sistema de salud está haciendo por cuidarnos. Los contagios se frenan si no circulamos. No hay recetas mágicas», publicó Kreplak.

Además de Santiago Cafiero, habló Juan Grabois

Juan Grabois consideró que la Justicia tendría que multar a las personas que asistieron el pasado lunes a la marcha del 17A por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio que se decretó en el país y cuestionó a quienes impulsaron la protesta.

«A mí me parece que hay una doble vara como siempre en algunos temas. Muchos de los defensores de la ley y el orden están incumpliendo una disposición obligatoria del Estado argentino. No es opcional, no es un problema de conciencia individual: hay una violación a la ley y el orden que defienden», sentenció el referente de la CTEP.

El dirigente social afirmó que esa misma doble vara se encuentra en el poder punitivo y comparó la protesta del lunes 17 de agosto con la que llevaron a cabo otros sectores.

«Hace algunos días, el cura Toto de la villa 21 con pibes de La Poderosa y otras organizaciones sociales fueron a pedir por el agua y la luz del barrio, apareció la Policía y les hizo una contravención. O la marcha por Santiago Maldonado. Y el fundamento de esa contravención era la violación del distanciamiento y el aislamiento obligatorio. Acá hay una violación de las disposiciones del orden público», evaluó Grabois.

En ese sentido, el referente criticó: «Es paradójico que la gente que se queja de que en la Argentina no se respete la ley y el orden la viole de esta manera y que el poder punitivo no se aplique».

Los cuestionamientos de Grabois alcanzaron al poder judicial, al considerar que debería actuar y sancionar a quienes fueron a la marcha en sus «autos de alta gama», puesto que algunos vehículos de estas características pueden ser vistos en las imágenes del Banderazo, que fueron difundidas.

«¿Por qué un fiscal no actúa de oficio y les pone una multa sin ninguna cuestión represiva?. Que paguen el daño que están haciendo, porque además de costar salud y vida le cuesta plata al Estado, que son muchos de los argumentos que suele dar esta gente frente a las protestas sociales. Entonces, que tomen un poco de su propia medicina y respeten sus propias consignas», planteó.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario