Teletrabajo: es inminente la sanción de la ley en Argentina

La obtención de la media sanción

El pasado jueves 25 de junio de 2020 el Honorable Congreso de la Nación en la sesión de la Cámara Baja de diputados de la Nación dio media sanción del proyecto de ley de Teletrabajo en la República Argentina.

Este proyecto de ley se da en tiempos en que la pandemia del COVID-19 ha hecho estragos con la “vieja normalidad” en que se prestaban tareas en muchas empresas que se vieron obligadas a arbitrar los medios para efectuar el trabajo remoto de sus colaboradores.

Esta situación fue dada por la reglamentación del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio que en el marco de la resolución ministerial N°279/20 en su artículo 1 estableció:

“Los trabajadores y trabajadoras alcanzados por el “aislamiento social preventivo y obligatorio” quedarán dispensados del deber de asistencia al lugar de trabajo. Cuando sus tareas u otras análogas puedan ser realizadas desde el lugar de aislamiento deberán en el marco de la buena fe contractual, establecer con su empleador las condiciones en que dicha labor será realizada.”

¿Cómo se desarrolló el teletrabajo hasta el momento?

En nuestro país, el teletrabajo no tiene una reglamentación específica. Su único antecedente directo de aplicación es una regulación normativa que se atribuye a la sanción del convenio 177 de la Organización Internacional del Trabajo.

Este convenio de la OIT, fue ratificado por el Congreso de la Nación de la República Argentina a través de la Ley 25.800.

Su origen remonta en el año 1996 pero su ratificación recién fue promulgada en nuestro país en el año 2003.

Por otro lado, el fundamento de analogía con el que se viene implementando el desarrollo en la práctica del teletrabajo, reposa en la Ley de Contrato de Trabajo.

¿Qué es el Teletrabajo?

El Teletrabajo es una modalidad nueva en que puede desarrollarse un Contrato o relación de trabajo, que tiene por particularidad que, a diferencia del modo convencional, el trabajador presta servicio en un domicilio distinto al de la sede de la empresa empleadora que lo contrata.

Características especificas del Teletrabajo

El teletrabajador presta tareas en un domicilio fuera del establecimiento del empleador. Este tipo de figura no debe confundirse con el Home Office, que es básicamente el trabajo exclusivo en el domicilio del trabajador, respecto de la prestación de tareas.

El teletrabajo no es Home Office

El teletrabajo puede ser llevado adelante en cualquier espacio que reúna las cualidades técnicas necesarias para que el teletrabajador pueda desarrollar sus tareas, y este no siempre tiene que ser el domicilio del teletrabajador.

Su desembarco de regulación en la Argentina fue impulsado por el COVID-19

El teletrabajo va a incorporar en la Ley de Contrato de Trabajo de la República Argentina una nueva modalidad incentivada por la situación pandémica, que hoy nos encuentra en pleno Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

El procedimiento se efectuará a través de la sanción del Decreto 297/20 por el cual se declararon esenciales sólo los servicios que se contemplaban en su artículo sexto. En la República Argentina se comenzó a observar un proceso de reconversión de los servicios no esenciales motivados por el instinto propio de la supervivencia empresarial.

Esta reconversión tuvo lugar a las especificaciones que estableció la resolución ministerial N° 279/20 del mismísimo Ministerio de Trabajo y la Seguridad Social que lo que hizo fue “hacer reconsiderar” lo que ya existía en la práctica laboral en la República Argentina, dándole un vuelco de legitimidad manifiesta de la Autoridad de Aplicación del Orden Público Laboral.

La pandemia constituyó la ruptura de inercia de una figura históricamente resistida

En la agenda del Congreso de la Nación este tema importó ser prioridad en el marco de las limitaciones propias de acción que conlleva institucionalmente esta pandemia, pero además ante la proliferación generalizada del desarrollo de la modalidad que implicó la perpetración de grises que no deben ser resueltos entre particulares.

El teletrabajo compensó la obligación de continuar abonando remuneraciones en pandemia

El teletrabajo se constituyó en el vehículo esencial que amortiguó el impacto de abonar remuneraciones sin prestaciones de tareas.

Esto de alguna manera, trajo una recomposición de la prestación de tareas dispensada en pos de que el empleador pueda generar algún mínimo recurso para sostener la estructura.

En pos de ello, algunas empresas se vieron obligadas a implementar nuevas metodologías, dentro de las cuales el Teletrabajo fue la principal modificación.

Se desbarató el mito de que el Teletrabajo no es compatible con la productividad

Este Teletrabajo ha sido una figura muy resistida en la República Argentina por los actores sindicales y por los mismos empleadores que cuestionan su productividad.

Sin embargo, hay que reconocer que en tiempos de pandemia ha sido una solución muy ansiada para muchas empresas.

La prueba forzada de esta modalidad, ha dejado en claro algunas evidencias de muchos beneficios colaterales que trae para el empleador el uso de esta modalidad.

De la precarización a la solución más ansiada

Hubo un forzado cambio de sentido o asimilación emocional de parte de los actores más directos del contrato de trabajo, en referencia a trabajadores y empleadores, a diferencia de los actores sindicales.

Para los primeros, el teletrabajo en pandemia resulta una cuestión de benevolencia que pregona la supervivencia del empleo y la empresa.

Para los actores sindicales, sigue siendo una práctica elusiva de la organización de los trabajadores para la defensa colectiva de sus derechos.

Nuevos beneficios del Teletrabajo a nivel empresarial y social

El teletrabajo mejora la productividad del trabajador.

Por un lado, las empresas empezaron a poder ver que el Teletrabajo y la productividad del trabajador no van necesariamente a la baja.

Esto quiere decir que aquel trabajador, adoptando las medidas propias de trabajar desde su domicilio y trabajando casi enfocado en resultados, terminó siendo más productivo.

Su productividad está directamente ligada a distintas situaciones:

  • El trabajador no padece el estrés diario del viaje a su trabajo:

En la República Argentina el transporte público en hora pico implica viajar “ensardinado”.

Además, en pos de cumplir con la puntualidad de la jornada, el trabajador que muchas veces vive alejado de su trabajo debe prepararse con muchas horas de anticipación.

  • Aumento de las horas de descanso del trabajador.

Es sabido que un trabajador puede dedicar entre 1 y 3 horas de viaje diarias para llegar a su domicilio laboral.

Este tiempo pasó a formar parte del haber del trabajador, lo cual mejora su disposición para el descanso, su vida familiar, etc.

  • Mejora en los niveles de estrés cotidianos del trabajador.

El Teletrabajo, por los motivos precedentes, tiende a generar una estabilidad emocional del trabajador mayormente cimentada, en tanto no se ve sometido a situaciones de estrés como todas las mencionadas en los puntos anteriores.

Mejora de condiciones de los residentes de grandes urbes.

El teletrabajo trae grandes beneficios a nivel social demográfico.

Gracias a esta modalidad, las grandes ciudades tienden a descongestionarse respecto de la circulación de personas.

Consecuentemente, esto trae un beneficio en el descongestionamiento directo del Transporte Público y privado de personas.

Esto beneficia a aquellos trabajadores que no pueden dispensar su actividad personal en sus trabajados, ya que se reduce su tiempo de viaje a sus trabajos.

Se estima que en la actualidad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires transitan aproximadamente, según datos del SECBA, 4 millones de personas. Por lo cual el teletrabajo a futuro ayudaría a descongestionar los grandes focos y centros urbanos.

  • El trabajador cumple una jornada autogestionada.

Otra de las ventajas del teletrabajo tiene que ver con que el trabajo poco a poco se va enfocando en los resultados y no en el cumplimiento de la jornada.

El teletrabajador, dentro de su jornada puede administrar mejor sus tareas.

  • Revinculación del trabajador con su medio de vida.

Algunos expertos sostienen que el teletrabajo es una mejora en la permanencia y presencia del trabajador cerca de su contexto familiar debido a que muchas veces el teletrabajo se realiza desde el hogar familiar, o un lugar de mayor cercanía a este.

  • Menor desgaste de la relación con el personal jerárquico directo.

Hay que tener en cuenta que el teletrabajo tiene la ventaja de que el trabajador deja de tener, paulatinamente, el mismo desgaste con su personal jerárquico superior.

Esto debido a que la relación es un poco más asertiva, no existe el roce diario personal, ni el desgaste emocional diario que esta interacción constante implica.

El cambio, aunque casi imperceptible, favorece las relaciones laborales y trae beneficio en el trabajo a desarrollar.

  • Beneficios económicos a las empresas a través de la descentralización.

Los beneficios y ahorros de gastos se notan inmediatamente en las empresas a través de lo que ocurre con la descentralización del trabajo.

Al utilizar los domicilios de los trabajadores se genera que las empresas prescindan de grandes gastos relacionados con mantener inmuebles y mobiliarios.

Esto repercute en un gran ahorro de sumas de dinero en mantenimiento inmobiliario, mobiliario, insumos, personal que mantiene limpieza y mantenimiento de instalaciones, y de cuestiones propias de higiene y seguridad que necesitan las empresas para poder trabajar.

Esto permite, de alguna manera, generar un estímulo a este tipo de actividad debido a que los empleadores empiezan a ver muy atractivos los ahorros con los cuales pueden incursionar en base a esta nueva modalidad.

¿Que aporta el proyecto de Ley de Teletrabajo?

Independientemente de no tener certeza de como será finalmente promulgada, es factible individualizar algunas consideraciones de la nueva ley, para tener en cuenta.

Para ello, es necesario ver de qué trata el proyecto aprobado.

El Teletrabajo se incorpora como nueva modalidad de contrato en la LCT.

El Teletrabajo se constituirá en una nueva modalidad de contrato de trabajo. La relación de contrato de trabajo y su incorporación legal va a darse en la Ley de Contrato de Trabajo.

Esto quiere decir, que la ley se constituirá en una de tantas que han reformado la Ley general.

Así es como esta modalidad importará una modificación a la ley de contrato de trabajo en sus artículos de 90 en adelante, incorporando este nuevo supuesto.

Reconocimiento legal: El teletrabajo no es Home Office.

El teletrabajo no implicará ni que el trabajador nunca concurrirá a la sede de la empresa ni que el domicilio exclusivo de tareas sea su propio domicilio.

Se reglamenta el derecho a la desconexión.

Una de las cuestiones que se va a regular en la flamante ley es el derecho a desconexión.

Esto tiene que ver con la posibilidad a que los trabajadores puedan desconectarse totalmente de la actividad en un tramo de horario en el cual el empleador se verá completamente impedido de poder comunicarse, salvo en los supuestos del artículo 89 de la LCT, que explicita la situación en que el empleador se ve obligado a solicitar servicios extraordinarios porque hay una cuestión extraordinaria que pone en peligro la continuidad de la fuente de trabajo.

Esto trae ciertas tranquilidades a los trabajadores que no tenían certezas de cómo se gestionaría legalmente su descanso diario y semanal efectivo.

Los medios para el desarrollo del teletrabajo deberán ser provistos o compensados por el empleador.

Por otro lado, esta nueva ley va a implementar algunas medidas adicionales que ya el sector privado venía llevando a cabo para los teletrabajadores.

Estas obligaciones implicarán el pago del servicio de internet en donde el tele trabajador preste tareas a través de una compensación remunerativa que se verá reflejada en los recibos de haberes.

También contempla la posibilidad de que el teletrabajador sea provisto de las herramientas de trabajo que sean necesarias, como ser, una computadora, una silla ergonométrica, etc., o bien compensados a través de un monto estímulo de dinero, que va a hacer las veces de amortización de los bienes propios del trabajador.

No hay cambios en las normas de extinción de contrato de trabajo.

Respecto a la extinción del contrato en materia de teletrabajo va a regir la ley de fondo (que es la LCT) y ese teletrabajador tendrá derecho a la indemnización que por ley corresponde de acuerdo a su antigüedad.

El teletrabajo será una modalidad incorporada en la LCT, no será una actividad especial regulada por estatuto propio.

La naturaleza jurídica de esta modificación tiene que ver con agregar una modalidad nueva a la LCT.

Esto importa que no se constituirá en un estatuto o ley especial como tiene que ver la ley de empleados de casas particulares o bien el estatuto de la construcción.

De alguna manera, ese era el gran temor de muchos detractores de la figura, que temían que la misma se reglamentase, en forma peyorativa, en una ley especial.

Conclusiones

Ciertamente, la República Argentina luego de la pandemia va a tener que replantearse cuáles van a ser sus focos estratégicos; de cara no solamente a los desafíos post pandemia sino su readecuación económica en el marco de la reinserción a nivel internacional.

El teletrabajo y la inminente necesidad de reforma a la LCT para traerla a los lineamientos del siglo XXI, van a ser los precursores del éxito (o no) que va a tener la República Argentina de cara a la inserción en el mundo.

Mientras tanto, es celebrable la media sanción de Diputados a través de una sesión virtual (valga la redundancia, los telediputados, honran su nueva modalidad) que implica la adaptación normativa.

Esta adaptación normativa, sin lugar a dudas se puso en marcha con la llegada de la pandemia COVID-19 que aceleró (en un contexto que pocos analistas podíamos prever) lo relacionado en el avance a la normativa de la LCT.

Sergio Rodríguez
Abogado, especialista en Relaciones Individuales del Trabajo, recibido en la Universidad de Buenos Aires. Docente universitario y escritor doctrinal de varias editoriales jurídicas del país. Se desempeña como abogado en el Estudio Jurídico Leguizamon-Rodríguez.

Deja un comentario