Trotta atacó a Horacio Rodríguez Larreta por las escuelas

El proyecto de abrir escuelas en la Ciudad para que allí funcionen “espacios digitales” para estudiantes con problemas en la educación a distancia sigue generando polémica. La semana pasada el Ministerio de Educación porteño llevó a Nicolás Trotta el protocolo de funcionamiento de estas aulas para su autorización. La intención de la Ciudad es abrirlas el próximo lunes y para eso se requiere el visto bueno del Ministerio de Educación nacional. Esa decisión se conocerá este miércoles por la mañana.

Pero se filtró un video que parece indicar que esto difícilmente sea posible: Es una reunión por Zoom que la «Multisectorial por la Educación Pública» (una organización opositora al gobierno porteño que reúne a docentes del gremio UTE-Ctera, cooperadoras y centros de estudiantes) le pidió al ministro Nicolás Trotta. Ahí, Trotta habló de “ellos” y “nosotros”, y de una estrategia conjunta en contra del Gobierno de la Ciudad.

La reunión por videoconferencia se produjo este lunes y fue transmitida por el gremio UTE desde su cuenta en Facebook. Ese gremio ya había manifestado su cerrada oposición a que se abran las escuelas en Capital para los “espacios digitales”.

Desde UTE consideran que es “una irresponsabilidad” abrir ahora, en medio de esta situación epidemiológica. Afirman que no se está cuidando la salud de la comunidad educativa y dicen que, en lugar de abrir espacios informáticos en las escuelas, el Gobierno porteño debería entregar computadoras conectadas a Internet a los estudiantes y las familias que lo necesitan.

En la reunión por videoconferencia del lunes pasado el ministro Nicolás Trotta afirmó: “Ellos van a querer discutir con la política y tenemos que hacer que discutan con las mamás, con los papás, con las cooperadoras, con los maestros, porque es ahí donde ellos van a pagar un costo social. Porque el discurso que tienen es un discurso falaz. Ahí tenemos que desnudar ciertas cuestiones. Por eso yo confío mucho en ustedes, que nos ayuden a fortalecer la agenda educativa. Y cuando nos equivocamos, les pedimos que nos hagan saber que nos equivocamos”.

En la videoconferencia, Nicolás Trotta también habló de la necesidad de “recuperar la educación pública, el rol del Estado y, ante el impacto de la pandemia, hemos priorizado el cuidado de la salud. Cada una de las decisiones hay que fundamentarlas; no se trata de un gobierno más o menos afín, no nos importa quién gobierne esa provincia en particular. Tendremos un dictamen y sustentaremos nuestra decisión y cuidaremos a los porteños y a las porteñas”.

Con referencia a la apertura de los «espacios digitales», Eduardo López, dirigente de UTE, le dijo a Clarín la semana pasada: “Es una picardía política: lo hacen para romper la cuarentena y que allí vayan los chicos que no tienen conectividad y se contagien. Una escuela son los maestros que seguimos trabajando todos los días y no un edificio que abren para suplir la carencia del mismo Estado que no les da computadoras y conectividad a los chicos”.

Esta polémica se da en medio de una interna en el palacio de la calle Pizzurno, que terminó de desencadenarse la semana pasada entre el ministro Trotta y su vice Adriana Puiggrós, que terminó con la renuncia de la vice. Fuentes oficiales afirman que las discrepancias entre los dos funcionarios fueron constantes desde que asumieron en diciembre. Trotta y Puiggrós tienen estilos y trayectorias políticas muy diferentes.

El programa «Conectate en la escuela» que impulsa el Gobierno porteño busca llegar a 634 escuelas (464 primarias y 170 secundarias), con un máximo de 15 chicos por cada escuela (con un coeficiente de ocupación de una persona cada 15 metros cuadrados). Está destinado a todos aquellos alumnos porteños que hayan tenido problemas con la continuidad pedagógica en medio de la pandemia. Lo cual puede suceder porque no tengan buena conectividad, carezcan de la cantidad suficiente de dispositivos en sus hogares, o porque prefieran estudiar en el colegio en lugar de hacerlo en sus casas.

Los espacios digitales estarían habilitados cuatro horas por día (de 10:00 hs. a 14:00 hs.). Los turnos se otorgarían de acuerdo a la capacidad de los espacios y con un máximo de permanencia de dos horas. La capacidad máxima por turno sería de 9.450 alumnos sumando todas las escuelas de la Ciudad. Cualquier estudiante podría anotarse.

Sólo se permitiría el ingreso de estudiantes con turno previamente asignado acompañados, en el caso de estudiantes menores de 15 años, por una persona mayor conviviente o con su correspondiente autorización. Los turnos se otorgarían escalonando los horarios de entrada y salida. Y todas las computadoras serían desinfectadas luego de cada turno, de acuerdo al protocolo presentado la semana pasada.

Finalmente, Nicolás Trotta no permitirá la reapertura de escuelas en la ciudad de Buenos Aires

Tal como era de esperar, según la información previa, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, rechazó el protocolo de reapertura de escuelas presentado por la administración porteña. El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta pretendía abrir los establecimientos desde el pŕoximo lunes como espacios digitales para que los chicos más vulnerables pudieran ir a conectarse desde allí.

Una comisión ad hoc encabezada por Nicolás Trotta, pero también integrada por los cinco gremios docentes nacionales, ministros provinciales y especialistas, desestimó la iniciativa por considerar que pone en “enorme riesgo a la comunidad educativa”.

Según informó en conferencia de prensa, la comisión se expidió en contra del programa porteño “Conectate en la escuela” porque solo cumplía 10 de los 15 requerimientos que contempla el protocolo nacional aprobado en el Consejo Federal. Más allá de lo estrictamente sanitario, también achacó incongruencias desde lo pedagógico.

“El mismo protocolo nacional aprobado por todas las jurisdicciones establece que tiene que haber nula o escasa circulación para proyectar el regreso. Más allá de que la Ciudad todavía atraviesa una etapa de aislamiento social preventivo y obligatorio, hay fisuras en los lineamientos pedagógicos. Nosotros creemos que la presencia del Estado tiene que estar en los hogares para no exponer a los chicos al peligro”, planteó Trotta.

El ministro Trotta le comunicó hoy por la mañana la decisión a Soledad Acuña, ministra Educación porteña, quien le solicitó una reunión interministerial entre Nación y Ciudad que incluya, además de Educación, las carteras de Salud.

Rodríguez Larreta proyectaba una apertura progresiva de los espacios digitales en 634 escuelas a partir del 31 de agosto. Para ello había presentado un protocolo que permitía un máximo de 15 chicos a la vez usando las computadoras. Contemplaba el uso de tapaboca en todo momento. Antes de ingresar, control de temperatura tanto a chicos como a personal y tan solo se promovía el ingreso de estudiantes con turno previamente asignado. Según los cálculos oficiales, por turno el tope era de 9.450 alumnos sumando todas las escuelas.

Hoy por la mañana, durante el reporte diario, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, defendió el protocolo presentado. “El protocolo es muy seguro y busca evitar un daño social irreparable en los niños que perdieron su vínculo con la escuela y el proceso educativo”, remarcó.

Consultado por la posibilidad de que la Ciudad de Buenos Aires, en su autonomía, avance de igual modo en la reapertura, Nicolás Trotta aseguró que “sólo se puede transitar el regreso a las distintas actividades educativas en el marco normativo vigente del DNU y las resoluciones del Consejo Federal”. De igual modo, manifestó la “voluntad de profundizar el trabajo mancomunado con la Ciudad”.

Hasta el momento, tres provincias emprendieron regresos escalonados a las aulas: San Juan, Formosa y Catamarca. La primera de ellas, San Juan, volvió a cerrar sus escuelas cuando su gobernador Sergio Uñac dispuso el retorno a la fase 1 de la cuarentena por el aumento de contagios. La siguiente en la lista sería La Pampa, que ya tiene aprobada la vuelta de directivos y docentes.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario