Tucumán: todo lo que dejó el Consejo Federal de Seguridad

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic inauguró el Consejo Federal de Seguridad Interior este miércoles con un discurso en el que cargó contra la “mirada porteñocéntrica” del gobierno de Cambiemos. Sin mencionar explícitamente a Patricia Bullrich, advirtió que su conducción en la cartera no tendrá “shows punitivos” ni aplicará “recetas foráneas”.

En el auditorio central del Hotel Catalinas Park con la presencia de cientos de dirigentes políticos y funcionarios de seguridad, Frederic recibió un fuerte apoyo político a su “plan federal” que intentará modificar el “paradigma” sobre la prevención y persecución del delito. Estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Ricardo Quintela (La Rioja), los veinticuatro ministros del área de la Ciudad de Buenos Aires y de las provincias, y los ministros de Medio Ambiente, Juan Cabandié; y de Justicia, Marcela Losardo, además de un grupo de diputados por los bloques del oficialismo y la oposición.

Por el carácter federal del encuentro, uno de los puntos que atrajo la atención es la mirada del Gobierno sobre el modo de enfrentar el crimen organizado y el tráfico de estupefacientes. En sus palabras de apertura, la ministra definió: “No es el show punitivo, el camino que nos permitirá enfrentar el problema del tráfico de drogas ilegales. Tal vez la sobreactuación haya sido el signo más elocuente de la debilidad de la persecución criminal encarada hasta ahora por el Estado, hacia el consumo de drogas ilegalizadas. Hoy sabemos que esa forma de persecución no ha reducido el problema”.

Massa ocupó un rol central en la apertura institucional, que se produjo poco después de las 9.30 de la mañana. Respaldó la convocatoria junto a los ministros y legisladores y pidió a los jueces que cumplan la ley, para que los esfuerzos de las fuerzas de seguridad “no caigan en saco roto”. Sobre iniciativa, opinó que no hace falta inventar instrumentos nuevos y tampoco “refundar el Estado cada vez que arranca el gobierno”.

“Tenemos que fortalecer los elementos que tenemos y este es el ámbito para fijar con pluralidad de voces políticas de Estado en seguridad”, subrayó Massa.

Sergio Massa se mostró en sintonía con la orientación de Frederic en la persecución del narcotráfico: “Nosotros tenemos un problema enorme para saber cuáles son los instrumentos que perseguimos el delito, y qué tipo de delito perseguimos. Para ganarle al narcotráfico, lo primero que tenemos que hacer es estrangularlo financieramente”. Y agregó que son relevantes en esa tarea la “inteligencia criminal, financiera y fiscal”.

“Creo que tiene que estar sentada la Unidad de Información Financiera (UIF) en el Consejo de Seguridad y la Procuración”, propuso Massa, que finalmente quedó como acuerdo para una próxima reunión. Y agregó: “Cuando la ministra define que el federalismo, el pluralismo y la articulación como una política de Estado en la lucha contra el delito, claramente encontramos un camino de trabajo común”.

Además de los gobernadores, otro de las delegaciones protagónicas fue la encabezada por el vicejefe de gobierno porteño y ministro de Seguridad y Justicia, Diego Santilli, el secretario del área, Marcelo D’Alessandro, y el subsecretario de Emergencias de la Ciudad, Néstor Nicolás. El emisario de Horacio Rodríguez Larreta firmó un convenio con Nación para tratar en un plazo de 90 días el redespliegue de las fuerzas federales, entre ellas, el retiro paulatino de Prefectura de Puerto Madero.

“Le agradezco a usted y a su equipo, y sepa que cuenta con la Ciudad de Buenos Aires, porque el delito no tiene frontera”, dijo Santilli en su exposición ante el Consejo. La duda que sigue vigente es de que manera se producirá un eventual quite de prefectos.

“Vamos a rediscutir y replanificar el despliegue de las fuerzas federales. Tenemos que hacer todo por consenso, que es lo que los ciudadanos esperan de nosotros. Veremos cuál es la decisión y que quiere la ministra, pero estamos bien abiertos al diálogo”, señaló el vicejefe de gobierno porteño.

El gesto político tuvo un volumen específico en el caso de la Capital Federal. A diferencia de otros convenios, el acta fue acompañada por la firma de los legisladores porteños Agustín Forchieri, de Vamos Juntos, mientras que por el Frente de Todos sellaron la rúbrica María Rosa Muiños y Claudio Ferreño, un hombre de cercanía al presidente Alberto Fernández. Santilli, que siempre se mantuvo con tono moderado y dialoguista, tenía fundamentos para no hacerlo: el Poder Ejecutivo busca retirarle recursos coparticipables en seguridad a la jurisdicción.

“Espero que lleguemos a un consenso parte, también, para derribar la grieta. Todos tenemos que aportar algo”, apuntó Santilli sobre esas negociaciones. Las distancias entre Nación y Ciudad no parecen ser tan grandes.

El sincericidio del Gobernador tucumano

El Consejo Federal transcurría sin sobresaltos y protocolarmente hasta que, poco después del mediodía, se hizo público un diálogo informal entre Sabina Frederic y Juan Manzur. Durante un tiempo muerto, el gobernador tucumano cometió un traspié al no darse cuenta que los micrófonos y la señal de video seguía transmitiendo en vivo. El desencante fue un intercambio que tuvieron por el rol federal y participativo que tendría la oposición ante una futura Agencia Federal de Seguridad.

“Vos tenés que poner a alguien que los escuche (…) Tenés que poner a alguien que los escuche, que los atienda y después hacemos lo que nosotros queremos”, aconsejó. El sinceridio no pasó desapercibido y el propio gobernador tuvo que salir a aclarar a la prensa que su comentario fue “sacado de contexto”.

La sensación que predominaba entre los funcionarios del Gobierno era que todo quedaría en una anécdota. “Fue un cisne negro. Manzur no es un integrante permanente del Consejo. Si la frase la hubiese dicho Sabina tal vez el costo hubiese sido mayor”, minimizó un alto funcionario que integra el Poder Ejecutivo y que estuvo presente en el Consejo.

Las claves del plan de seguridad

Otro de los platos fuertes de la cumbre fueron las palabras inaugurales de Sabina Frederic. Por primera vez, la encarga de conducir a la Policía Federal, la Prefectura, Gendarmería y la Policía Aeronáutica expuso públicamente y de manera pormenorizada los ejes estratégicos de su plan federal de seguridad. El texto, que leyó en el salón San Martín del Hotel Catalinas, fue un auténtico compendio de definiciones sobre los usos políticos de las fuerzas de seguridad, y cuáles serán sus tareas prioritarias en narcotráfico, trata de personas y el contrabando de armas. También defendió la adopción de políticas con perspectiva de género, la promoción del bienestar de las fuerzas de seguridad y el rol de la cooperación federal en el área.

“Nuestra política criminal no puede seguir atada a diagnósticos abstractos ni a recetas foráneas. Así como debemos reconocer las particularidades de nuestra diversidad, también debemos comprender que las experiencias internacionales tienen que ser tomadas en su justa consideración”, señaló Frederic. “Sabemos que las prácticas delictivas se alimentan de las redes globales, pero nuestro posicionamiento geopolítico y nuestra estructura estatal difieren de otros países de la región y del resto del mundo”, apuntó, en un registro similar al que había deslizado Massa.

Otro de los pasajes destacados fue su postura ante la protesta y el conflicto social. Allí puso como objetivo “desmantelar la legitimación que ha llevado a las fuerzas de seguridad a hacer un uso abusivo y desproporcionado de sus acciones contra falsos enemigos internos, forzando muchas veces la interpretación de las normas al punto de rayar la ilegalidad”.

“No es alentando la arbitrariedad de nuestras instituciones que lograremos protegerlas a ellas ni a sus integrantes. Cada vez que se les exige a las fuerzas de seguridad que defiendan los intereses de una minoría de poderosos se las daña”, fundamentó la ministra. “No es legítimo, no es legal, no es institucionalmente válido reclamar a las fuerzas de seguridad que acomoden sus prácticas al capricho de quienes pretenden conservar sus privilegios a costa de los derechos de las personas”, apuntó en uno de los apartados con más condimento político.

«Ese derecho a la seguridad, como indicó Alberto Fernández, debe contener y proteger a todos y todas; debe atender urgentemente a las y los más segregados por un sistema de acumulación y concentración que ha sido catastrófico para con la infancia y la vejez, afectando el futuro de nuestros y nuestras compatriotas y dañando las condiciones de vida de las mayorías”, planteó Frederic en otro pasaje.

Tras el almuerzo, el Consejo Federal continuó con la agenda esperada en Tucumán y hubo rúbrica de los convenios pautados con las provincias de Santa Fe, Chaco, Salta, Santa Fe, Córdoba y San Juan, entre otras provincias. Además de los casos señalados, el contenido de los catorce entendimientos apuntan al abordaje del ciberdelito, instrucciones de tiro y manejo de helicópteros, acuerdos contra la violencia de género, programas como el 911 Federal, y seguridad bancaria.

Se puso la firma, además, al “mecanismo alternativo” para la resolución de conflictos territoriales con los pueblos originarios y la problemática mapuche. “Es un acta de compromiso para iniciar un diálogo. Ayer tuvimos una reunión muy importante con distintos referentes y expertos. Los ministros de Chubut y de Río Negro aceptaron la importancia de ampliar la mirada sobre el problema, que dará un piso de solución distinto”, señaló Frederic ante las consultas.

La extensa jornada continuó en el salón San Martín con participación de organizaciones de la sociedad civil. Según relató un asistente, hubo algunos cruces por la extensión de los oradores. En esa competencia se destacó el ministro santafesino Marcelo Saín, pero primó entre todos un clima de debate racional. El viernes continuará el segundo día del Consejo Federal en torno a asuntos de protección civil y gestión del riesgo.

“Lo más importante en esta primera jornada es que oficialismo y oposición nos sentamos en una misma mesa a debatir y dialogar sobre los problemas de seguridad del país. En síntesis, esto se expresó en el apoyo fehaciente al federalismo y pluralismo al Plan de Seguridad Federal que anunció la ministra Frederic”, resumió el secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks.

Llamó la atención el bajo perfil del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. Después de días de asperezas y cruces públicos, el enviado del gobernador Axel Kicillof se mantuvo en silencio en Tucumán. Durante todo el día evitó a la prensa y no intervino en las reuniones de trabajo.

El intento de explicación de Manzur

Un polémico audio del gobernador Juan Manzur durante la reunión del Consejo de Seguridad del Interior se difundió durante la mañana. Un micrófono abierto captó los dichos del mandatario mientras le hablaba a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic: «tenés que poner a alguien que escuche y luego hacemos lo que nosotros queremos».

«Mientras hablábamos sobre la creación de la Agencia Nacional, le comenté a la ministra que tiene que poner a alguien a escuchar las propuestas que formulen todos los sectores, porque disidencias y diferencias siempre van a existir», indicó.

«De la reunión de los equipos técnicos surgirán propuestas que en un futuro tengan que ser hechas leyes… La idea es que se escuche a todos y tratar de esa manera de avanzar porque hay que darle solución a la sociedad que demanda más medidas en seguridad», remarcó.

Manzur recordó que en su exposición previa había enfatizado el concepto de trabajar en conjunto para elaborar normativas en un área compleja «coordinando, aportando, sumando. «No vamos a estar todos de acuerdo, pero por allí en lo que estemos de acuerdo ir avanzando», expresó.

Edgardo Marano

Deja un comentario