Vargas Llosa y Macri firmaron un documento contra el autoritarismo

El ex presidente Mauricio Macri, junto a una serie de personalidades de la política y la literatura internacional, entre los que se encontraba Mario Vargas Llosa firmó un texto presentado por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), donde se cuestiona el autoritarismo de los gobiernos, entre los que se incluye el argentino, en el marco de las medidas contra la pandemia del coronavirus, y alerta sobre el avance del populismo.

Con el título “Que la pandemia no sea un pretexto para el autoritarismo”, FIL hizo público lo que denominaron como manifiesto en contra de actitudes desmedidas de varios gobernantes. “Mientras los empleados de la sanidad pública y privada combaten el coronavirus valerosamente, muchos gobiernos toman medidas que restringen indefinidamente libertades y derechos básicos. En lugar de algunas entendibles restricciones a la libertad, en varios países impera un confinamiento con mínimas excepciones, la imposibilidad de trabajar y producir, y la manipulación informativa”, exponen en el texto.

“Algunos gobiernos han identificado una oportunidad para arrogarse un poder desmedido. Han suspendido el Estado de derecho e, incluso, la democracia representativa y el sistema de justicia”, agrega el documento que, además de las firmas del escritor Mario Vargas Llosa y Macri, fue rubricado por José María Aznar, Darío Lopérfido, Patricia Bullrich y varios ex presidentes Latinoamericanos.

“En las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua la pandemia sirve de pretexto para aumentar la persecución política y la opresión. En España y la Argentina dirigentes con un marcado sesgo ideológico pretenden utilizar las duras circunstancias para acaparar prerrogativas políticas y económicas que en otro contexto la ciudadanía rechazaría resueltamente”, afirman Mario Vargas Llosa y Mauricio Macri.

«En México arrecia la presión contra la empresa privada y se utiliza el Grupo de Puebla para atacar a los gobiernos de signo distinto», añaden Vargas Llosa y Macri.

En el documento, Macri y Vargas Llosa aseguran que “a ambos lados del Atlántico resurgen el estatismo, el intervencionismo y el populismo con un ímpetu que hace pensar en un cambio de modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado”.

“Queremos manifestar enérgicamente que esta crisis no debe ser enfrentada sacrificando los derechos y libertades que ha costado mucho conseguir. Rechazamos el falso dilema de que estas circunstancias obligan a elegir entre el autoritarismo y la inseguridad, entre el Ogro Filantrópico y la muerte”, concluye el documento que rubricaron Macri y Vargas Llosa.

No es la primera vez que Macri hace referencia al populismo en el marco de las acciones para evitar la pandemia del coronavirus. En marzo, en su primera actividad tras dejar la presidencia, y al participar del V Encuentro Ciudadano organizada por la Fundación Libertad y Desarrollo, en Guatemala, afirmó: “Para mí, algo mucho más peligroso que el coronavirus es el populismo”.

«El populismo lleva a hipotecar el futuro. Compromete no solo el desarrollo sino el futuro básico de las comunidades. Además, ha desarrollado un sistema de decir que ellos -quienes apoyan esta corriente- son los que representan al pueblo. Ellos necesitan gobernar sin contrapesos para poder imponer todas las arbitrariedades que niegan los avances del mundo y de la tecnología”, aseguró Macri en esa oportunidad, palabras a las que ahora adhirió Vargas Llosa.

Macri y Bullrich son dos de los dirigentes del PRO que mantienen una línea dura contra las políticas de Alberto Fernández, en particular en temas de Seguridad, Economía y en el manejo de la crisis del covid-19. Desde ese sector reclaman más testeos para detectar casos positivos de coronavirus, mayor celeridad en el regreso de los argentinos varados en el exterior, y una mayor apertura de la cuarentena para permitir la actividad económica. Los reclamos generaron internas con el sector que encabeza el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, que mantiene buena sintonía con el presidente por el manejo de la pandemia

Además de Macri y Vargas Llosa, también suscribieron al documento los ex presidentes Ernesto Zedillo (México), Álvaro Uribe Vélez (Colombia), Julio Sanguinetti (Uruguay), Federico Franco (Paraguay); los escritores Fernando Savater, Marcos Aguinis, el periodista Roberto Cachanosky, el empresario Alejandro Roemmers, entre otros.

El texto completo

En medio de su encuentro con Vargas Llosa, Macri retoma su actividad política

Además de haberse reunido con Vargas Llosa, Macri no abandona su actividad política. Tras haber participado de reuniones por videoconferencia con los líderes del PRO y de Juntos por el Cambio, se prepara para tener un encuentro con el bloque de diputados del partido que fundó.

Será la semana que viene y supondrá la primera reunión, con el Zoom de por medio, del ex presidente con la bancada del PRO que conduce Cristian Ritondo.

El encuentro es parte de una serie que vienen organizando en el bloque de diputados nacionales y por el cual ya participaron María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Emilio Monzó, entre los más reconocidos. De hecho, también en la agenda están empresarios, economistas y otros dirigentes políticos, todos moderados por Ritondo.

En el encuentro con Monzó nunca se conectó Fernando Iglesias, uno de los más críticos del peronismo. “Como se acabó la globalización me quedé esperando el mensaje de Emilio Monzó”, bromeó el diputado nacional ante sus pares. Antes, tanto con Vidal, en un tono bien político, como con Larreta, en un tono más vinculado a la gestión del sistema sanitario, prácticamente no hubo deserciones. Eso sí: las filtraciones generaron algún enojo y alguna que otra salida temporaria del chat de Whatsapp.

En lo que refiere a la presencia del ex presidente, será una oportunidad para muchos de los diputados que no tienen línea directa con él. Sin embargo, por ahora al menos, las reuniones de la cúpula del PRO, en las que también venía participando Macri fueron suspendidas. La última, el domingo 12 de abril, no terminó bien: la tensión entre varios de sus integrantes obligaron a posponer el próximo encuentro para dentro de un par de semanas.

Las diferencias entre muchos de los integrantes del partido sobre los posicionamientos políticos con respecto a la pandemia de coronavirus pero, sobre todo, con respecto al Gobierno nacional se tornaron indisimulables.

Edgardo Marano

Deja un comentario