Variables y más variables, todo sobre el PBI

Desde hace muchísimos años se ha discutido sobre muchas variables en Argentina, pero de nada sirve discutir estas variables como números sueltos, sin entender previamente los conceptos y sin comparar los mismos. También es importante identificar que la comparación de los conceptos no puede hacerse de manera aleatoria. Es decir, no podemos comparar nuestro PBI contra el PBI de una superpotencia como China o EEUU porque perdería sentido la comparación. Y este sentido se lo da el tipo de mercado interno, el tipo de moneda y su fuerza, la idiosincrasia de sus habitantes, la distribución de sus gastos, entre miles de otras variables. Por ello es ideal compararnos con otros países que comparten valores similares, organizaciones similares y que se ubican en mercados similares. Atento a esto vamos a producir un grupo de notas que nos vayan ayudando a descifrar todas estas variables y a entenderlas desde un punto de vista práctico y sencillo, ya que muchas de ellas pueden ser complicadas

En primer punto vamos a hablar del Producto Bruto Interno comúnmente llamado PBI. Este indicador es el resultado de todos los valores agregados que un país le da a su economía. Por ende, el PBI sería algo así como la manera en la que se miden y se comparan los resultados genéricos de la evolución económica de un país. Este no es un indicador de fácil generación, piense usted que al mismo tiempo en que se suman valores agregados de los distintos niveles al mismo tiempo se descuentan valores importados, se ajustan las fluctuaciones estacionales, se ajusta la inflación de cada período y se estandarizan las estadísticas para que puedan sumarse entre sí. De esa manera, el PBI ayuda a los economistas a verificar el estado de la Macroeconomía, junto con otras variables más. Un PBI en valores positivos indica un crecimiento de la economía cuando a la inversa, en valores negativos, refleja una retracción de la misma

A partir de aquí y conociendo lo anterior también tenemos que inmiscuirnos en la “recesión” y “expansión”. La recesión según los manuales económicos se concreta luego de al menos 2 trimestres de baja en el PBI. La expansión es el mismo concepto pero en números positivos.

Conociendo ahora a grandes rasgos este indicador y pensando en que es una de las tantas maneras de medir la evolución de un país respecto de su economía, es un buen momento para analizar en qué estado se encuentra la Argentina con respecto a sí misma.

Por lo pronto, hemos tenido un período en el que este indicador no pudo ser relevado de manera correcta, el período de intervención del INDEC desde 2007 a 2015, por lo que vamos a tomas los datos de comparación de este indicador del Banco Mundial. Desde 1961 a 2017
inclusive Argentina tuvo una acumulación de variaciones de PBI de un total de 148.82%, esto indica que en promedio de los 57 años fue de 2.60%. En este sentido durante estos 57 años las variaciones anuales de PBI fueron 36 años positivos y 21 años negativos.

El perído más prolongado con aumento del PBI para Argentina fue de 6 años durante el mandato de Nestor Kirchner, de los cuales el último fue con el INDEC intervenido, por lo que no debería ser tomado como tal. Pero a los efectos de las comparativas es importante resaltar esto: el período más prolongado fue de 8 años, pero fue durante un gobierno De facto, por lo que habría que considerar si puede tomarse en serio las estadísticas durante este período también.

Variables y más variables, todo sobre el PBI 1

Ahora bien, si analizamos esto mismo desde el punto de vista de la Región y consideramos que la estabilidad de este indicador en un primer momento significa lo fuerte o estable que resulta la economía de un país, vamos a encontrarnos con varias sorpresas.

Estas sorpresas se relacionan con la cantidad de veces que nuestro PBI fue negativo en relación a la comparación con los países de la región, por lo visto no somos un país muy constante ni en lo que respecta a las alzas, ni a las bajas. Está claro también que los países más
firmes en este respecto son Colombia, Chile y Ecuador. Estos son quienes más veces aumentaron su PBI durante el período de análisis. Otra cuestión importante al respecto es ver que los períodos de alza de PBI son largos a diferencia de los nuestros. En Colombia por ejemplo tuvieron un período de 38 años y 18 años de aumento del PBI de manera constante. Bolivia por ejemplo desde 1987 hasta 2017 inclusive (31 años) con PBI positivo. Obviamente estamos comparando solo el dato duro, más alla de reconocer el populismo que hoy interviene las estadísticas de este país. Por otra parte Perú tiene 2 períodos de 21 y 15 años de PBI en alza, Uruguay 2 períodos largos de 10 y 15 años con PBI verdes y Ecuador 3 períodos de 16, 11 y 16 años de PBI positivos. Por esta razón quizás sea más interesante para los capitales extranjeros meterse en países con mayor previsibilidad que la Argentina.

Variables y más variables, todo sobre el PBI 2

Por supuesto que estas estadísticas las pueden revisar en la pagina del Banco Mundial para seguir sacando conclusiones al respecto, pero está claro que cada país está cosechando lo que sembró y en nuestro caso sembramos constantemente incertidumbre. Todo lo externo nos afecta, pero no porque somos débiles, sino porque no dejamos de desprestigiarnos nosotros mismos una y otra vez.

Como Argentino me resultó revelador y sorpresivo saber que estos datos son tan diferentes a los valores regionales, ya que siento que en este período de 57 años no fuimos lo suficientemente responsables como para al menos tener 10 años contínuos de aumento del PBI. Es triste pero a la vez un gran desafío por delante.

Yo particularmente sé que los argentinos tenemos la fuerza de trabajo para que esto pueda concretarse, pero a la vez creo que con una matriz agrietada jamás podremos lograr algo extraordinario como país. Las convicciones políticas lamentablemente no nos han dado resultados y creo que deberíamos cambiar éstas por convicciones nacionales y estratégicas que nos desarrollen como nación. Los políticos deben entender que el poder es efímero, hoy lo tenés y mañana no, pero la pobreza, el desarrollo, una economía pujante son para siempre. Solo es cuestión de ser responsables y trabajar por un país mejor todos juntos. Y esto significa que la “oposición”, sea quién sea, debe ser más responsable ayudando a desarrollarnos y no poniendo palos en la rueda una y otra vez.

Gabriel Salvatore

Deja un comentario